Publicidad
14 Jun 2022 - 5:30 a. m.

Los López y la historia

Cuando se cocinaba la Independencia, a comienzos del siglo XIX, Jerónimo López era un sastre de profesión, muy conocido en Santa Fe, con una clientela muy exclusiva, entre la que figuraban los virreyes. Dos de ellos fueron José de Ezpeleta y luego Antonio Amar y Borbón. Este no era propiamente un modelo de elegancia por su cuerpo, lo cual demuestra la habilidad de López con la aguja. Sus rasgos físicos eran los de un hombre pequeño y gordo, de voluminoso abdomen y con un corto cuello.

Por su parte, Jerónimo López se pavoneaba por las calles de Santa Fe con capa colorada, calzón corto de terciopelo negro y zapato con hebilla de oro, del brazo de su esposa, Rosa Pinzón, quien en Vélez, su pueblo natal, fabricó chicha y pan, antes de conocer al sastre del virrey. Ellos fueron los padres de Ambrosio López, quien también como sastre fundó las Sociedades Democráticas, organización que contribuyó a la elección de José Hilario López, primer presidente liberal de nuestra historia.

Síguenos en Google Noticias