Colombia clasificó a cuartos de final de la Copa América

hace 6 horas
Por: Alfredo Molano Bravo

Orden en la finca

El panorama se estaba poniendo aburridor. Digo mejor, plano, insípido, descolorido. El presidente hablaba de tarde en tarde en tono menor; los medios le subían el volumen al descuere del jet set; los blogs de los columnistas se enflaquecían. Hasta que  de golpe 80 aviones descargaron 7 toneladas de bombas sobre 7 guerrilleros y la sangre saltó hasta las primeras planas. Fue la operación Bienvenida. Sonaron clarines y tambores. Aparecieron los generales: parte de victoria. Como en el cuento: siete de un golpe. Detrás, templándose las calzonarias, el señor Inquisidor con toda su pompa, su prosopopeya jurídica, su mal aliento: Teodora Bolívar es Piedad Córdoba, colaboradora, traidora, negra y, para rematar, mujer. Y la masacró a codigazo limpio. Los computadores dan para todo; en una USB cabe lo que se mete. No era difícil proveer el desenlace: un tipo que se calienta las manos en una pira de libros que conceptúa satánicos, protestantes y marxistas, un tipo que le brinca un odio morboso -y culposo- contra homosexuales, lesbianas y travestis, que considera el aborto un crimen de lesa humanidad y exonera a Mario Uribe, pese a las denuncias que hizo de éste Salvatore Mancuso, no podía llegar a una conclusión distinta sobre una mujer dedicada a encontrarle la comba al palo. Que es lo que ha hecho Piedad, ir a contracorriente de la guerra. Eso irrita, incomoda, denuncia, señala, arruina los valores de la bolsa. Con todo, fue el abrebocas de otra salida. O mejor regreso: Uribe llegó a pedir cuentas a patadas, como es su costumbre. ¿Qué es lo que está pasando aquí? ¿Quién se atrevió a desamarrar lo que había dejado tan bien amarrado? ¿Cómo así que las tierras que pasaron de mano en mano hasta terminar en las nuestras van a ser devueltas? ¿Cuál deuda tenemos que pagar? ¿A quién? ¿Por qué? Lo que se hizo, se hizo a lo bien. Y quedó hecho. Nadie tiene por que echar a atrás la historia. Nadie puede abrogarse el derecho a contradecir, a desandar lo andado, y menos reclamar lo regalado a los prohombres de la palma, de la caña, de las vacas.

Así fue. Vino a defender lo suyo, lo que considera su patrimonio, el poder. Y puso a temblar la unidad de la U; o con más precisión: vino a hacer los nombramientos de alcaldes y gobernadores para las próximas elecciones. Juanito Lozano se debe estar jalando los pelos. Como no ha tenido vacas no sabe lo que es meter una manada de reses a un corral en medio de un chubasco. Le tocará aprender. O renunciar, que es más fácil porque así no tendría que mamarse el revire de Vargas Lleras,  hombre bravo que es. El Frente Nacional se hace con los conservadores y no con los liberales. O sea con el pin y con el pum. Y, preguntó: ¿Ya nombró la corte esa mi fiscal?  Y hablando de la corte: ¿Cómo así que metieron a la cana a mi alfil en Urabá, al senador Quintero? ¿Qué pasó entonces con la Seguridad Democrática?

Uribe organizó su propia operación Sodoma y no con el sustantivo sino con el verbo. ¡A temblar los que se salieron de la fila porque serán los primeros!

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Alfredo Molano Bravo

Mientras regreso…

Desparchados y encombados

El “Alfonso Cano” que conocí

Delito de hambre

¿Y ahora qué?