Por: Felipe Zuleta Lleras

La Comisión de Absoluciones

MILAGROSAMENTE LOS PRINCIPALES medios de comunicación informaron sobre la decisión de la Comisión de “Absoluciones” de la Cámara de Representantes de abrir una investigación preliminar contra el señor Presidente de la República por el delito de cohecho en el caso de Yidis Medina.

Por supuesto que no hay que ser profeta para augurar desde ya una absolución inmediata que dejará al doctor Uribe al margen de cualquier delito relacionado con su reelección.

Es cierto que el juez natural del Presidente de la República es la Comisión de Acusaciones, tal como lo ordena la Constitución. Sin embargo, los ciudadanos sabemos que jamás se ha acusado a ningún presidente en ejercicio o fuera de él.

También es de conocimiento público que el Presidente de la República no se ha pronunciado a fondo sobre el tema de Yidis, excepto cuando sin ruborizarse afirmó que en su gobierno no se compran personas sino que se les persuade.

Siendo el Presidente una persona frentera y con un temperamento algo bélico a la hora de salvaguardar su posición, sería conveniente que demostrara el mismo espíritu guerrero a la hora de defender su reelección y a quienes la orquestaron.

Por otro lado, si la conciencia del Presidente está tan tranquila como aparenta estarlo frente a este delicado tema, debería renunciar a que lo investiguen los parlamentarios de la Comisión de “Absoluciones” y solicitarle a la Corte Suprema de Justicia que lo haga.

Si bien el mecanismo sería extraconstitucional, lo cierto es que no existe la más mínima posibilidad de que los congresistas lleguen a la verdad sobre el caso de Yidis y más bien por el contrario podríamos afirmar, sin temor a equivocarnos, que lo van a absolver.

Esto por supuesto confirmaría lo que hemos sostenido en el sentido de que la estrategia del Gobierno consiste en carbonizar a Sabas Pretelt, así la revista Semana haya afirmado que los altos funcionarios se pusieron de acuerdo en sus testimonios sobre el tema, es decir, que según se deduce de esta publicación, los funcionarios del Gobierno pretenden tapar la comisión de uno o varios delitos, cometiendo otros.

Me pareció sumamente grave lo dicho por la revista, pues esto pone de manifiesto que el Gobierno está muy enredado con el tema de Yidis. La Corte Suprema debería de oficio iniciar una investigación para establecer la veracidad de lo afirmado por Semana, pues o los funcionarios piensan hacer un fraude procesal o la revista debe rectificarse en sus gravísimas afirmaciones.

Lo cierto es que a pesar de los pataleos de los involucrados en las supuestas irregularidades de la reelección de Uribe, ellos no podrán escaparse fácilmente de la justicia, pues por fortuna para los colombianos tenemos una Corte Suprema valerosa, recta y respetable.

A ver si el primer mandatario de los colombianos es capaz de someterse al escrutinio de la Corte Suprema de Justicia, aun cuando de hacerlo, muy seguramente tendríamos a un presidente tras las rejas por una conducta que claramente está tipificada por el Código Penal: el cohecho.

Notícula: ¿Será que la Fiscalía General de la Nación no está lo suficientemente ocupada persiguiendo delincuentes como para que pierda el tiempo llamando en indagatoria al abogado Jaime Lombana por una supuesta denuncia falsa? Es claro que semejante persecución es producto de una rencilla personal contra el abogado del Presidente.

16936

2008-05-31T01:27:01-05:00

column

2008-05-31T01:27:01-05:00

none

La Comisión de Absoluciones

28

3493

3521

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Felipe Zuleta Lleras

Los niños de la guerra

Los retos de Claudia

Duque es el nuevo saco de boxeo

Nuestra democracia secuestrada

De Al Capone al expresidente Uribe