Por: Felipe Zuleta Lleras

¿A qué juega el Fiscal?

ME CONFUNDE  LA ACTITUD DEL FIScal general, doctor Mario Iguarán, quien en algunas oportunidades, pocas por cierto, toma decisiones acertadas en lo que tiene que ver con los criminales y, en otras, resulta un experto en dilatar las providencias que son fundamentales para el país y el restablecimiento de la confianza ciudadana en nuestras instituciones.

Y cunden los ejemplos que demuestran lo que he afirmado. Todavía no es claro para la opinión pública las razones por las cuales está en libertad el primo del Sr. Uribe: don Mario. Después de repasar varias veces las entrevistas concedidas por el fiscal del caso le queda a uno la sensación de que el tema, tal como nos lo quiere hacer creer el vicefiscal, no resulta claro, ni sus argumentos tan contundentes. Y es que preocupa sobremanera la forma selectiva como la Fiscalía valora los testimonios de los delincuentes. Por ejemplo le creen a Mancuso  y a Don Berna en unos casos, pero no les creen cuando mencionan a los funcionarios del Gobierno.

Lo mismo pasa con el caso del sujeto conocido como Pitirri, cuyo testimonio le sirvió a la honorable Corte Suprema para encausar a don Mario, pero no le sirvió a la Fiscalía para dejarlo preso.

En lo que tiene que ver con el yidisgate, el panorama no cambia; la Corte Suprema encontró las pruebas suficientes para condenar a Yidis Medina y acusar a Teodolindo, pero en cambio esas mismas pruebas no le han servido al Fiscal General para acusar a Sabas Pretelt, Alberto Velásquez y Diego Palacio, todos ellos altos funcionarios del Gobierno.

El tema es tan delicado que a esta altura podríamos estar frente a la hipótesis de que, o la Corte Suprema de Justicia cometió prevaricato (lo que dudo) o la Fiscalía está a punto de cometerlo al declararles a los protegidos del señor Uribe la cesación del procedimiento o dictarles un auto inhibitorio.

Tal vez el caso más escandaloso tiene que ver con el hermano del Ministro del Interior, Sr. Guillermo León Valencia, quien a esta altura debería estar preso, como lo están miles de colombianos que han cometido delitos infinitamente menos graves. Y es que es aberrante pensar que sea precisamente un fiscal el que delinca, cuando su obligación con la sociedad es perseguir al crimen. El caso del Sr. Valencia, a quien solamente le han decomisado unos bienes, demuestra las pocas ganas  que tiene el fiscal Iguarán de meterse con las altas esferas gubernamentales.

Por último resulta inaudito que el general Rito Alejo del Río no haya sido procesado hace mucho tiempo por los crímenes de lesa humanidad que se le atribuyen. Si bien el fiscal Iguarán lo detuvo, lo cierto es que el general ha sido protegido por el Gobierno y por el ex fiscal Osorio, cuya conducta quedará impune porque sus procesos los está viendo la comisión de absoluciones.

Así las cosas, al fiscal Iguarán no le queda sino un año en el cargo, tiempo más que suficiente para que se gane el respeto de la opinión pública metiendo a la cárcel a los criminales, o por el contrario será recordado y cuestionado como el fiscal de bolsillo de un gobierno que se defiende utilizando los mismos mecanismos de la delincuencia organizada.

~~~

Notícula: ¿Nos puede contar el Gral. Flavio E. Buitrago, jefe de seguridad de la “Casa de Nari”,  por qué utiliza su cargo para hostigar a los opositores? ¿Acaso le pagan para hacer eso?

Felipezuleta.blogspot.com

 

37881

2008-09-12T22:47:00-05:00

column

2008-09-13T22:00:09-05:00

ee-admin

none

¿A qué juega el Fiscal?

25

3496

3521

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Felipe Zuleta Lleras

Impopulares pero eficientes

Cadena perpetua para violadores

El que es criminal… ¿ y la JEP qué?

Se perdieron las prioridades