Por: María Teresa Herrán

Escarbando

¿POR QUÉ LA REACCIÓN VISCERAL A execrables asesinatos como el de Luis Santiago es clamar por el aumento de penas o la cadena perpetua?

¿Por qué se cree que basta con un referendo, como antes se creyó en el escarnio público de los violadores?

¿Por qué ese énfasis en la sanción y no en la prevención o el juzgamiento? ¿De qué sirve aumentar las penas si no se procesa?

¿Por qué, en vez de describir hienas, no nos informa el Fiscal sobre lo que ha pasado con los casos de 70 niños menores de cinco años asesinados este año?

Es de alabar la espontánea solidaridad de Clara Rojas, nutrida del hondo dolor que le produjo un viacrucis similar, por fortuna en aquella ocasión con final feliz. Pero, ¿cambia la mentalidad de la gente un minuto de silencio?

¿Por qué diablos el padre Alirio y el general Naranjo aprovechan cuanta ocasión se presenta para vitrinear en los medios?

¿Qué aportó la versión del padre Alirio sobre una secuestradora que no resultó serlo, la cual se sentía “muy asustada y muy angustiada”?

¿No es hora de que la Iglesia Católica se cuestione sobre los valores que inculca a los colombianos una religión que sólo invoca el castigo de Dios después de la catástrofe y no ha logrado que la interiorización de ese Dios lleve a respetar los derechos de los niños, de las mujeres y de las familias?

¿No se erradica mejor el mal al apoyar y al comprender proyectos como Cuerpo Consentido, de la Universidad Central, o el programa para la sexualidad y la construcción de ciudadanía, lanzado esta semana por el Mineducación y la ONU, que buscan erradicar el machismo, el fatalismo de las mujeres, la vergüenza por el propio cuerpo y el desconocimiento de la sexualidad?

¿Por qué el presidente Uribe, en una rueda de prensa con absurdas preguntas sobre la cadena perpetua, resultó el más sabio al responder que de lo que se trataba era de que cada colombiano fuera el pedagogo y el protector de los derechos de los niños?

¿Será que eso se lo sopló la persona más sensata que rodea al Presidente y que se llama Lina Moreno?

mariateresaherran@hotmail.com

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de María Teresa Herrán

¿Qué tiene que ver la independencia?

¿Cuánto pesarán víctimas y paras?

La pasión no construyó a Colombia

El metro y otras maneras de embolatar