Por: Mario Morales

Hasta dónde presionar

EL DILEMA DEL GOBIERNO SANTOS, una vez superada la efervescencia por la muerte de Jojoy, es si les cree a los partes de victoria embadurnados con propaganda exitista y algo de fantasía o a las voces que le piden ecuanimidad a la hora de analizar los escenarios reales en los que pueden estar las Farc.

Si lo primero, priorizará la mano fuerte con el acelerador a fondo en la perspectiva de aniquilar la guerrilla, presionado por la galería rabiosa que pide más sangre, con el aporte interesado de los medios que, dicho sea de paso, embolatan los códigos a la hora de las rebatiñas por la primicia y la audiencia.

Esa opción puede acelerar bajas, capturas y desmovilizaciones, que son cerca de 5.400 cada año, en busca de una improbable rendición sin condiciones de los subversivos, que ya han dado muestra de descomposición, terquedad y vocación guerrerista.

Pero tiene el riesgo de que al alcanzar positivos militares entre la cúpula de las Farc, ponga en desbandada, como dice el comandante de las Fuerzas Militares, los mandos medios y combatientes rasos, quienes sin guía ni dirección pueden generar nuevos grupos armados o engrosar las bandas criminales, tal y como sucedió con los paramilitares, que perdieron toda ascendencia entre sus subalternos. Como es una estructura vertical, el exterminio de los cabecillas insurgentes devendría en fragmentación y multiplicación de focos de violencia desmadrados. Una victoria sin paz.

Pero si no se mantiene la presión cabe la posibilidad de que la guerrilla, hoy ciertamente disminuida y golpeada, reemplace sus bajas y trate de recomponerse, apostándole al paso del tiempo, como con Uribe, para mantener vigencia o algún nivel de exigencia y de maniobra con el tema del diálogo.

No obstante su actual 88% de popularidad, no la tiene fácil Santos, que ha de preguntarse todos los días hasta dónde apretar, si es verdad que contempla una salida negociada integral. Porque ingenuo no es, sabe que a punta de bala le heredará el problema a su sucesor y también que ninguno como él ha tenido un escenario tan propicio para ganar la guerra, pero más o antes que eso, de hacer historia y alcanzar la paz.

www.mariomorales.info
Twitter @marioemorales

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Mario Morales

Diez razones, 100 días

Esos oscuros intereses

Somos mayoría

No los toman en serio

Constructores de ruinas