Por: Uriel Ortiz Soto

Comerciantes Sanandresitos piden periodo de transición

Con la marcha pacífica que se realizará el próximo jueves dos de julio, en horas de la tarde, pidiendo periodo de transición para empezar a aplicar la ley anticontrabando, quedará demostrado que el gremio de Comerciantes de los Sanandresitos, no son los delincuentes y contrabandistas como los quieren presentar; son ciudadanos que luchan el día a día en forma desigual, frente a los grandes conglomerados económicos, que si ejercen las prácticas contrabandistas en forma técnica, muchas veces con la complicidad de delincuentes de cuello blanco, incrustados en las altas esferas del Estado y del Congreso de la República.

Es indudable que para aplicar la Ley Anticontrabando, se requiere de todo un proceso de motivación y de concientización, puesto que no se puede de la noche a la mañana y casi que de forma sorpresiva, privar del derecho al trabajo y al desarrollo de la libre empresa, a miles y miles de padres y madres cabeza de familia, que son quienes ejercen esta actividad, que bien o mal organizada desde sus inicios ha tenido la complacencia y tolerancia del Estado, es decir: tal cual está conformada, es participativa entre Estado de Derecho y Ciudadanos.

Es que el periodo de transición de la Ley Anticontrabando es fundamental, para que tenga éxito en su aplicación hay que empezar por depurar los Organismos del Estado que tienen que ver con el manejo y control del comercio exterior, empezando por las Aduanas que durante toda su existencia no han sido más que focos de corrupción, como también: El Ica y el Invima, entidades que además de costosas para el pago de derechos y el aspecto documentario, siempre dejan en el usuario la sensación: que el mejor camino para salir de apuros es el del Contrabando.

Como lo expusimos en nuestro reciente artículo, los comerciantes de San Andresito, no es que se resistan entrar en un proceso de reorganización y reestructuración para ponerse al tono con la nueva Ley Anticontrabando recientemente expedida por el Congreso de la República, y que está para sanción Presidencial, antes por el contrario, según investigaciones realizadas, están dispuestos al librar una campaña para que quienes pertenezcan al gremio y no se hayan legalizado lo hagan en el menor tiempo posible aprovechando el periodo de transición.

En diálogo reciente que sostuvimos con un grupo de comerciantes, afiliados a LA Federación Colombiana de Comerciantes de los Sanandrecitos “FESACOL”, e indagados, sobre cuales, son sus propósitos y de visión hacia el futuro en torno a la nueva Ley Anticontrabando, expresaron muy claramente: estar dispuestos a colaborar con las autoridades con el fin de adaptarla a sus actividades comerciales, siempre y cuando no se vulneren derechos fundamentales, como inicialmente pretende hacerlo con el: Derecho al Trabajo, la libre empresa y lo más delicado se les quiere imponer a través de ella, los odiosos monopolios, siempre ejercidos por los poderosos en detrimento de pequeños y medianos empresarios, práctica que está prohibida por la Constitución del 91 artículo: 336.

Considero desde mi óptica de comunidad y Desarrollo, que en los actuales momentos en que vive el País, cuando pasa por un periodo de incertidumbre sobre el proceso de paz, no es aconsejable bajo ningún punto de vista la ley del garrote, máxime cuando las aguas en estos menesteres están tranquilas, pretender meter en cintura una actividad que se ha preciado de lícita durante siglos, es remover los escombros de épocas aciagas cuando las actividades contrabandistas estaban atadas al fenómeno del narcotráfico y lavado de activos.

Hay que ser realistas con la situación: si el Señor Presidente pretende sancionarla, para que entre a regir de inmediato, muy seguramente que vendrán días difíciles, puesto que los pequeños y medianos comerciantes que derivan su sustento de dicha actividad, lucharán hasta el máximo porque se restablezcan sus derechos vulnerados, y el gobierno se verá en obligación de derogarla, puesto que no quiso escuchar a quienes, pretenden poner en orden una actividad que si bien a través de todos los tiempos,- por culpa del mismo Estado-, ha sido cuestionada, hoy en día tienen la mejor voluntad de reorganizarla Y reestructurarla.

En diálogo con el señor presidente de “Fesacol”, sobre el periodo de transición, considera que podría ser de dos años, con el fin de que mediante un programa se motive a pequeños y medianos empresarios de los sanandrsitos para que se legalicen y posteriormente se les dicte un curso de capacitación sobre: prácticas comerciales, deberes, derechos y obligaciones, que tienen frente al Estado; se les instruya sobre la Ley Anticontrabando instándolos para que se acojan a ella en la mejor forma posible.

Otro foro sería el del pago de impuestos y tributos aduaneros, explicándoles cual, es marco institucional de cada uno de ellos, con los cuales se trabaja en los Sanandresitos, cuales son de: Prohibida, previa o libre importación y exportación, y los que son sujetos de vistos buenos y requieren: Registros Invima y Permisos Fitosanitarios.

Pero además de todo los anterior, es muy importante que los pequeños y medianos comerciantes conozcan: la ficha técnica de sus productos, cómo es el régimen de los empaques y embalajes, su forma de de conservación y su vida útil.

Quienes desde hace varias décadas incursionamos en el Comercio Internacional, deducimos que muchas veces la ignorancia de la Norma, hace que el contrabando se fortalezca, y los funcionarios corruptos siempre aprovechan esta coyuntura para inducir al ciudadano a las prácticas contrabandistas.

En conclusión: la Ley Anticontrabando, debe tener más desarrollo social y ser menos punitiva, puesto que todo lo que se está diciendo en ella, no es más que mostrando los dientes para algo que no es tan grave, todo se soluciona con un periodo de transición: menos corrupción, mas foros de capacitación y concientización con mas actividades programáticas.


[email protected]
[email protected] 

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Uriel Ortiz Soto

¡Elefantes blancos y obras inconclusas!

¡Acorralados por Maduro!

Crisis cafetera y programas de diversificación