Iván Duque: así fue su histórico triunfo en las elecciones presidenciales

hace 1 hora
Por: Hernán Peláez Restrepo

Cómo cuesta

Cómo cuesta hacer un gol en las finales del torneo colombiano. Y en la misma selección nacional, que no pudo anotar en el amistoso frente a Egipto de cara al Mundial de Rusia. Y no es por falta de goleadores que llaman, pues los apellidos son muchos: Falcao García, Borja, Bacca, unidos a los de casa, como Dayro Moreno , Ángelo Rodríguez, entre otros.

Hace poco también le pasó a Portugal en su amistoso y Fernando Costa, su técnico, sacó una breve conclusión: “ser fuertes en defensa y crear al menos seis opciones por juego”. En ese sentido, los arqueros en estas finales tuvieron excelente comportamiento. En primer lugar, Geovanni Banguera, del Huila; después, David González, del DIM; Álvaro Montero, del Tolima, y por supuesto Fernando Monetti, de Nacional. En ellos, los delanteros del torneo local encontraron una muralla difícil de superar. Por eso son el amén de sus sistemas defensivos.

Claro que ver apenas dos goles en las semifinales (ambos en el duelo entre Medellín y Tolima, y ninguno en el choque entre Nacional y Huila) lleva no tanto a una preocupación, sino a una exigencia hacia los mismos técnicos. Los grupos en general carecen de un jugador, llámese volante mixto o de armado, o simplemente un buen pasador de balones para sus delanteros, esos goleadores que se desesperan en su soledad y se enredan en espacios pequeños cuando reciben la pelota.

Por ejemplo: un Juan Fernando Quintero. El zurdo de la selección es un jugador de pase vertical y profundo, y en River Plate se le ha visto así, para beneficio de sus delanteros Lucas Pratto, Ignacio Scocco o a Rafael Santos Borré. Y aquí es donde viene una reflexión para José Néstor Pékerman. Si James Rodríguez y Quintero van a jugar al tiempo, deben tener bien claros los papeles a cumplir. O meter pelotazo en profundidad o liberar a James para que le centre balones a Falcao.

Volviendo al torneo local, Nacional y Tolima van por la estrella. Espero no ver juegos abiertos, ni fútbol lírico ni cosa parecida, solamente goles. Anotaciones que resultarán de un trabajo a conciencia de los técnicos o de errores defensivos. Lo cierto es que quiero goles, porque la sequía es dura en un torneo en el que hay goleadores. Pero así es el fútbol.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Hernán Peláez Restrepo

Dependientes

Fe y más fe

Da gusto

Confirmar

Penitencia