Por: Juan Pablo Calvás

¿Cómo está de salud?

Estamos mal mientras el grafitti de Justin Bieber sea más importante que la reforma a la salud.

Estamos mal si seguimos pensando que la reforma a la salud sólo afecta a médicos, clínicas, hospitales y EPS.

Estamos mal porque al igual que pasaba hace dos años con la reforma educativa, la salud es un asunto que nos atañe a todos y, por ende, deberíamos intentar comprender mucho mejor qué es lo que puede cambiar dentro del sistema universal de salud que cubre a los colombianos.

Estamos mal porque nadie le ha puesto cuidado a las protestas de médicos internistas y residentes, ni a los estudiantes de medicina que dicen que hay cosas que no están bien en esta reforma a la salud. En este caso no ha aparecido la solidaridad twittera, ni las multitudinarias convocatorias. No hay marchas, hashtags o plantones de jóvenes inconformes. Es como si el problema no nos incumbiera.

Estamos mal porque ciertos directores de hospitales y clínicas, incluyendo algunos universitarios, se han puesto a amenazar a los médicos que quieren manifestarse en contra de la reforma a la salud.  

Estamos mal porque las EPS están hablando muy suavecito y poco se han dejado ver en medio del debate de la reforma. Seguro dirán que es para que no se piense que están presionando al gobierno o a los congresistas. ¿Quién sabe? Tal vez es porque al final de cuentas no van a perder el negocio.

Estamos mal porque todos somos o seremos usuarios del sistema de salud. Yo ya ando pidiendo citas a médicos especialistas y tomándome exámenes costosísimos. Tal vez mañana le toque a usted, a su jefe o al vecino y todos deberíamos estar igual de preocupados por lo que pueda pasar con el ya lamentable sistema de salud que tenemos.

¡Claro! Es que al que no le duele no le importa y si estoy bien de salud, poco me preocupa que los hospitales estén quebrados, que los medicamentos cuesten fortunas, que las EPS hagan fiestas con sus ganancias o que los médicos trabajen en condiciones de miseria y, tristemente, los enfermos no tienen ni los ánimos ni la salud para ponerse a marchar por la carrera séptima. Ya les es suficiente con las filas, las eternas horas de espera y el sagrado ibuprofeno, medicamento milagroso en todas las EPS.

---

#PreguntaSuelta: ¿En dónde será la próxima aparición de Chávez? ¿La yema de un huevo? ¿La escamas de un pescado?

@colombiascopio

Buscar columnista

Últimas Columnas de Juan Pablo Calvás

Epílogo a una administración

Prioridades nacionales

Universidades e iglesias

Parque de diversiones Transmilenio

Óscar Iván y su Rimax