Por: Hernán Peláez Restrepo

¿Cómo están?

Resulta verídico decir en nuestro medio que la mayor difusión de las ligas de Europa, y eso gracias a la televisión, la tienen la de España y la de Inglaterra.

La primera quizás por el fenómeno Messi-Cristiano Ronaldo y la "convivencia" casi permanente con las copas de Europa.

Por eso las alarmas se prendieron ingenuamente cuando Falcao entró en una racha, propia de los goleadores, sin anotar. Digo ingenuamente, porque sabido es que todos los grandes goleadores sienten, por razones lógicas, desgaste, lesiones, presiones. Pero siempre regresan a su oficio.

En Italia vi a Juan Guillermo Cuadrado jugando por todo el frente del ataque. Marca goles y disfruta de libertad absoluta de parte de su técnico. Armero y Zúñiga, jugando por el mismo sector, son piezas claves en el cierre de campaña para el Nápoli.

Dejando de lado estas consideraciones, tengo tres recomendaciones publicas. Piscis Restrepo debería darle oportunidad a Álvarez Balanta, el zaguero que lleva tres partidos como titular en River y por reglamentación de ellos sólo podría jugar ocho, por no tener aún contrato como profesional.

La Dimayor está en mora de “amarrarse” los pantalones con el señor Hernando Ángel. En una burla manifiesta al patrocinador Postobón y al fútbol mismo, está presentando una formación de juveniles en el Universitario de Popayán y recibiendo soberanas goleadas que resultan lógicas, pero los llamados profesionales se niegan a jugar por falta de pago. No es un pecado, sino un derecho adquirido. O excluyen al equipo o paga la Dimayor de tanto billete que recibe por actos de indisciplina y le llaman la atención al señor Ángel. A no ser que le tengan miedo o les tenga historias escabrosas.

Finalmente, a los colegas de El Tiempo, el veto de Millonarios no tiene ningún peso. Los jugadores deben jugar y nada más. Que hablen o no es de valor relativo, como diría alguien: ellos se lo pierden.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Hernán Peláez Restrepo