Por: Mario Morales

¡Cómo hemos cambiado!

A DIFERENCIA DE LO QUE HUBIESE sucedido en naciones hermanas el anuncio de la presencia militar de EE.UU. en cinco bases de nuestro país ha pasado de agache.

Podemos culpar de ello al excéntrico funeral de Michael Jackson, al espejo hondureño de quedarse a las malas en el poder, al teledramón del diferendo propagandístico entre Correa y Uribe, al guayabo por el título del Caldas o a Shakira en su rol de “Loba”.

O puede ser que no riña con los nuevos conceptos de patria y soberanía que ahora   creemos encarnados en funcionarios del Estado.

“No será una base de Manta” dicen. Obvio, con “el acuerdo de cooperación” al Pentágono le sale más barato, en dólares y diplomacia, la capacidad instalada y, con mejoras, multiplicar por cinco su posición estratégica.

Quedan, según parece, “detallitos” por afinar como la inmunidad para militares y contratistas, o nuestra renuncia a indemnizaciones por daños, o la duración de la “alianza” que sería de una década y prorrogable. Está visto que 8 ó 10 años no son nada.

¡Ah! y un último escollo de carácter semántico o legislativo: el del tránsito y número de tropas que, según la Carta Magna, requieren aprobación del Congreso. A la mano están la aplanadora uribista o la siempre viva posibilidad de una reforma que adapte la idea de soberanía.

¿A cambio de qué? Descartados el apoyo al TLC y la reelección de Uribe, parece el remiendo al recorte del plan Colombia en la fallida lucha contra el narcotráfico, a la que le pegarán la antisubversiva. Con los gringos a bordo bajará la presión por Derechos Humanos, pero se pondría en tensión la línea de mando, así como la confianza en nuestras Fuerzas.

Para ambientar la aprobación del “acuerdo” se vienen la zanahoria y el garrote propios de la política del miedo. No hay sino que mirar la alerta de Uribe acerca de la inminencia de crímenes de resonancia contra altos funcionarios del Estado. O entender eso del trabajo mancomunado, como lo expresó el embajador Brownfield a propósito de una jornada de salud en el Pacífico: ellos pusieron el barco y la tecnología y nosotros a Juanes. La  soberanía por otros medios.

www.mariomorales.info

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Mario Morales

Y mientras tanto…

No podía ser peor

Encuestas, presiones y tentaciones

Diez razones, 100 días

Esos oscuros intereses