Por: Mario Fernando Prado

¿Cómo les quedó el ojo?

IMPOSIBLE NO RECONOCER Y NO aplaudir el golazo que metió el gobierno del tripresidente Álvaro Uribe al lograr rescatar y liberar sanos y salvos y sin disparar un solo tiro a la irrescatable Íngrid, los tres norteamericanos y nuestros once soldados, secuestrados miserablemente por las hoy venidas a menos Farc.

La ‘Operación Jaque’ a más de impecable, dejó viendo un chispero a quienes por las buenas quisieron que Íngrid y demás volvieran a la civilización: Sarkozy, Chávez, Correa, Evo, Ortega, Lula, Cristina, doña Yolanda, los dos maridos de Íngrid, nuestros obispos y arzobispos, los pazólogos, el Papa y los mamertos.

Víctimas de su propio invento, las menguadas Farc fueron infiltradas por la inteligencia militar colombiana que le dio un golpe a su propio secretariado. Ah y el Ejército, pudiendo hacer otra cosa, y en un gesto de humanidad, dejó que se volaran los guerrilleros que custodiaban a los secuestrados.

Hay pues un beneplácito nacional. Un hecho de estos no tiene antecedentes y los grandes ganadores son Uribe, Santos, el general Montoya y la institucionalidad nacional.

¿Que habrá represalias? Seguramente y ojalá que no. Haber despojado a estos bandidos de su joya de la corona y de los gringos les dejó sin mucho músculo para proseguir en su lucha suicida.

Sin embargo, ante este júbilo que nos embarga no faltarán los detractores de la seguridad democrática quienes ya condenaron este rescate y le están pasando cuentas de cobro al Gobierno. Los de siempre, lejos de avalar esta acción militar, le andan buscando el lado para desconocer y repudiar el esfuerzo de las Fuerzas Armadas y de paso emprenderla de nuevo contra el Presidente y su Ministro de Defensa, quien pasa al número dos en el marcador de las aspiraciones presidenciales lógico después de Uribe y no sabemos si de Íngrid...

Por ello no hay que ejercer un triunfalismo que desborde los límites de la precaución. La culebra sigue viva y está toreada. El nuevo comandante de las Farc debutará ante la opinión pública mundial ni an se sabe con qué actitud o barrabasada y hay que estar alertas.

No nos engañemos: La ‘Operación Jaque’ está incompleta. Le falta el complemento que es la ‘Operación Mate’.

Porque un jaque mate es lo que les espera a las Farc.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Mario Fernando Prado

El lado oscuro de Claro

Un pequeño 9 de abril

Choque de aviones

Tercera terna para Buenaventura

Se la montaron a Ubeimar