Por: Mario Fernando Prado

Con medio país boletiado…

Con la renuncia (?) del Ministro de la Defensa Rodrigo Rivera, el Presidente Santos reconoció la necesidad de darle un viraje a su política de seguridad y de pararle más bolas a lo que está sucediendo en casi todo el país.

Y es que el “afloje” del que se sindica a Santos ya ha comenzado a dar sus frutos: El boleteo y la extorsión están haciendo su agosto. Y me quiero referir concretamente al suroccidente de Colombia en donde agricultores y ganaderos están siendo vacunados por la subversión.

Hay desasociego en sus campos. Lo que antes se había ido convirtiendo en un territorio de paz está siendo de nuevo infiltrado por las FARC y el ELN y las amenazas no paran: O se da dinero o no se puede volver a las fincas.

Yo no sé si en las alturas capitalinas se sabe del padecimiento de quienes le siguen apostando a los cultivos, al ganado y a la leche, pero no es sino escuchar a las asociaciones que los reúnen para corroborar que se ha ido perdiendo lo que se ganó en años atrás. La guerrilla la está metiendo toda y ya acecha a las ciudades intermedias. Frente a ello no advierte a un Ejército sin los ímpetus y los resultados de ayer. Pareciera que existe una inercia o una operación tortuga primero porque quien lo comanda es un extraordinario almirante que no se ha untado del fragor de la guerra como si los soldados de la patria y segundo porque el Ejército está aterrorizado de que empapelen a sus efectivos y los condenen por cumplir con su deber. Por ello la decisión del presidente al quemar el fusible de su ministro ha sido una salida al rechazo que se ha dado y que se estima más que oportuno. Ojalá el nuevo Mindefensa haga los correctivos, ajustes y cambios pertinentes.

Lo del Cauca es una burla y una vergüenza: Una narcoguerrilla ensañada contra unas pocas poblaciones y un Ejército y una policía que no han podido neutralizar sus acciones. ¿Ello no deja mucho que desear de la inteligencia y de las acciones militares? Pinzón no es ajeno a la vida y a la lucha antisubversiva y de seguro toreará con su cuadrilla de lo que se deduce que vendrán cambios en la cúpula militar. ¿A qué embajada se irá Cely?

 

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Mario Fernando Prado

Popayán se llena de sabor

Cauca y Duque

La invasión venezolana

El arrechón y el tumbacatres

¡Avianca otra vez!