¿Qué se sabe de la recaptura de Aida Merlano?

hace 2 horas
Por: Pedro Viveros

¿Con quién la “conversación nacional”?

Ortega y Gasset solía decir: “en política las generaciones se desarrollan cada 15 años. La primera construye. La segunda consolida. La tercera critica y la cuarta destruye¨. En Colombia podríamos pensar que después de la violencia, época de destrucción en el país a mediados del siglo pasado, la clase dirigente hizo un pare y construyó una paz política que definieron como el recambio compartido cada cuatro años en el poder, el Frente Nacional. Para unos funcionó, para otros no, pero la crisis produjo ese cambio. Hoy estamos tramitando tiempos donde debemos ser sinceros: a la generación del presidente Duque le correspondió transformar el país para vivir tranquilos. En otras palabras, consolidar la paz.

En tiempos recientes, César Gaviria lideró una nación que criticó las normas que nos regían desde 1886. En el gobierno gavirista se sintió un aire de atención a esa molestia. Atendió el llamado y generó un espacio para que todos los actores políticos del momento vaciaran su descontento y en un periodo de seis meses firmaron un pacto. Para bien o para mal, lo firmaron los constituyentes y el presidente. A Álvaro Uribe le correspondió combatir un enemigo que ya no tenía sentido político. Las FARC en sus finales eran una agrupación con pretensiones militares y con vínculos a negocios ilegales. El uribismo enfocó su gestión en arrinconar ese enemigo. Para unos lo logró, para otro no. Juan Manuel Santos entendió sus tiempos y usó todos los elementos a su alcance (incluso su prestigio) para que redireccionáramos nuestras costumbres de colombianos. Plasmó un acuerdo que nos redefinió a todos. Algunos lo vimos como una oportunidad, otros definitivamente no. A Duque le corresponde consolidarlos, les guste a no a sus radicales seguidores.

Los gritos pacíficos en las calles, sobre todo durante la jornada del 21N, contenían un añadido: una incubación posuribista que no quiere más el “método Uribe” para resolver sus angustias del diario vivir. Duque es una víctima propiciatoria que, parece, comienza a autoevaluarse y plantea como transformación una “Conversación Nacional” para escuchar las reclamaciones de esta “generación tranquila” y así para poder explicar esos nuevos escenarios que seguro se alcanzarán después de ese diálogo democrático.

Esa idea del presidente Duque es necesario hacerla con los “nuevos”. Ya los gavirias, los santos y los uribes hicieron lo suyo; es el tiempo de oír a los que comienzan a trazar los lineamientos del nuevo país. Jared Diamond sostiene que la crisis es un cambio selectivo. De ser así, el conglomerado de esa comunicación que plantea el presidente debería tener a aquellos con posiciones diferentes y propositivas para el futuro de Colombia. En ese sentido, el senador Gustavo Petro debería seguir su camino de opositor a ultranza porque, como lo demostró en la jornada del 21N, él tiene al mundo como contraparte. Con el exceso de valoración de Petro es imposible acordar. Además, siempre es bueno tener oposición.

En Colombia hay 100 ciudades con una población mayor a cien mil habitantes. Acaban de pasar las elecciones regionales y bien hace el presidente Duque iniciando su razonamiento con los nuevos gobernantes municipales y regionales (Claudia López fue la primera en aceptar la invitación), los sindicatos, las Cámaras de Comercio, los gremios, la academia, y alcaldes de ciudades convulsionadas. Ejemplo: Víctor Vidal de Buenaventura, líder de un paro cívico (2017), sería un gran aporte.

Hay políticos y activistas que podrían aportar en esta discusión. Aquí algunos nombres aunque, por supuesto, es necesario ampliar esta primaria lista: Sergio Fajardo, Alejandro Char, Carlos Fernando Galán, Mauricio Cárdenas, Ariel Ávila, entre muchos otros, nutrirían la agenda del debate que deberá tener como eje central tres aspectos: deponer los espíritus, la reducción de la desigualdad y la consolidación de los acuerdos de paz.

@pedroviverost

892864

2019-11-26T00:30:23-05:00

column

2019-11-26T01:00:01-05:00

jrincon_1275

none

¿Con quién la “conversación nacional”?

45

4173

4218

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Pedro Viveros

Gaviria, tenga el coraje de unirlos

Gran Hermano, versión 2020

Así pinta el 2020