Por: Hernando Roa Suárez

Conceptualizaciones sociopolíticas IV

Al revisar las elaboraciones anteriores sobre el tema y acogiendo los comentarios de los lectores y de los alumnos, en la presente columna me ocuparé de precisar los siguientes conceptos: liderazgo político; modernización del estado; y participación liberal, neoliberal, populista y socialista. Estudiémoslos.

Liderazgo político democrático. Pensando históricamente, conocemos que el aparecimiento del liderazgo es concomitante con la evolución que converge en el surgimiento de lo humano. Si tenemos presente las elaboraciones comprensivas weberianas , (1) vemos que coetáneamente a los procesos de las sucesivas dominaciones, se han dado también liderazgos carismáticos, tradicionales y legales, según sea el carisma, el peso de la tradición, o el fundamento legal, lo que legitime prioritariamente ante la comunidad, el carácter del liderazgo.

A lo largo de los siglos XIX y XX, se han presentado casos en que el carisma (Bolívar), la tradición (Catalina ii) y la ley (Alberto Lleras), se combinan de manera diversa en distintos sistemas y regímenes políticos.

¿Qué es un líder político? Según mi percepción, es un conductor que, con prestigio intelectual y humano, asume un proyecto histórico capaz de generar seguidores organizados y comprometidos con su causa, para el ejercicio del poder. Es una persona reconocida por su capacidad de mando y ejecución, que está identificada con el proceso político que impulsa y desarrolla históricamente.

¿Qué puede ser el prestigio intelectual? Digamos que es la capacidad demostrada y reconocida para comprender, estudiar, reflexionar y aportar creativamente a la solución de los problemas; es tener la capacidad para conocer y desarrollar los procesos de formulación, implementación y evaluación de las políticas públicas. Y ¿en qué consiste el prestigio social? Es la habilidad del líder para acercarse a la comunidad; conocer las necesidades sentidas y las esperanzas de los seguidores; canalizar sus intereses y servirles, empleando sus conocimientos en beneficio de los más necesitados y pobres. Es el reconocimiento a la solidaridad del líder.

Modernización del Estado. La concibo como un proceso político-social, económico, cultural, ambiental, administrativo, científico y técnico dirigido a la actualización y fortalecimiento del papel del Estado, mediante el replanteamiento de los procesos de la regionalización, la descentralización, la planificación y la democratización . (2)

Participación liberal y neoliberal. Coherente con la función que el Estado desempeña dentro del sistema capitalista y neocapitalista, que originaron esas concepciones, se caracteriza por buscar integrar sectores de trabajadores al sistema de producción, dándoles participación en las utilidades y en las acciones de las empresas e impulsando la representación parlamentaria de líderes sindicales. Este tipo de participación popular persigue reforzar la empresa capitalista privada y legitimar ciertos órganos estatales de asistencia o dirección económica.

Participación populista. Se caracteriza por mejorar la distribución del ingreso de los sectores populares, organizar la participación de los trabajadores en las utilidades o en las acciones de empresas, procurar una gran movilización de masas y captar nuevos dirigentes dentro de las clases media y baja alta. Con la amplia movilización de masas se intenta crear la imagen de que ellas son el factor fundamental en el proceso de toma de decisiones y de dirección del Estado, pero, en la práctica, “no tiende a modificar la estructura del poder, sino a crear la ilusión de la participación en el poder . (3)

Participación socialista. Se caracteriza por el desarrollo de la conciencia social, la acción voluntaria y el establecimiento de estructuras democráticas tanto en la empresa como en la organización política. “La participación directa de las diversas fuerzas sociales en la gestión económica y en la conducción política del Estado, es la fuerza capaz de impedir la formación de un nuevo sistema de clases dominantes o de élites privilegiadas”. (4)

Refererencias

1. Weber, Max, Economía y sociedad, México, 1969. Tomo I, pp 170 – 204; T II, pp 695 – 889 y Ensayos sobre metodología sociológica, Amorrortu, Buenos Aires, 1973, pp. 175-221.

2. Para un tratamiento de la problemática de la modernidad y posmodernidad, véanse: APEL, KARL y otros, Ética comunicativa y
democracia, Crítica, Barcelona, 1990, pp. 132-163, 209-218. BOBBIO, NORBERTO, Igualdad y libertad, Paidós, Barcelona, 1993, pp. 70-79, 117-123, 151-154. HABERMAS, JÜRGEN, El discurso filosófico de la modernidad, Taurus, Madrid, 1992, pp. 11-15, 397-433. HORKHEIMER; MAX, Teoría crítica, Amorrortu, Buenos Aires, 1974, pp. 223-271. HOYOS, GUILLERMO, Los intereses de la vida cotidiana y las ciencias, Universidad Nacional, Bogotá, 1986. PICO, JOSEPH (c), Modernidad y posmodernidad, Alianza, Madrid, 1988, pp. 87-102, 263-292, 349-385. RAWLS, JOHN, Sobre las libertades, Paidós, Barcelona, 1991, pp. 33-122. SARTORI, G., Elementos de la teoría política, Alianza, Madrid, 1992, pp. 27-62, 205-224, 279-304, 305-316. WEBER, MAX, Ensayos sobre metodología sociológica, Amorrortu, Buenos Aires, 1973, pp. 175-269. BOBBIO, NORBERTO, Sociedad y estado en la filosofía moderna, FCE, México, 1986. BUNGE, MARIO, Treatrise on basic philosophie; 8 vols, McGill University, Montreal, 1974, 1979, 1983, 1989. MELO, JORGE ORLANDO, “Algunas consideraciones globales sobre modernidad y modernización”, en: Colombia: el despertar de la modernidad, Foro Nacional por Colombia, Bogotá, 1991.

3. GARCÍA, ANTONIO, Dialéctica de la democracia, Cruz del Sur, Bogotá, 1971, pp. 315.

4. Ibídem, pp. 314-317.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Hernando Roa Suárez

En torno al Estado y la gestión de calidad

El Gobierno y nuestro Estado

Sobre leer y escribir. Apuntaciones