Por: Óscar Sevillano

“Conéctate con Duque” y “Samuel a la calle”

Observando el espacio con el que el presidente Iván Duque busca conectarse con los colombianos, pero que extrañamente se llama Conéctate con Duque, recordé el programa de televisión transmitido por Canal Capital durante la alcaldía de Samuel Moreno, conocido como Samuel a la calle.

Durante la emisión del programa, Samuel entrevistaba a los secretarios de su gabinete y, por supuesto, estos respondían las preguntas con palabras y frases en las que destacaban lo que supuestamente se hacía desde la Administración Distrital por el progreso de la ciudad. Algo similar ocurre en el programa de Duque, en donde él dirige el diálogo con sus ministros y demás funcionarios, y estos, por supuesto, con sus respuestas enaltecen la labor de su jefe, es decir, del primer mandatario, que de paso es la misma persona que les entrevista.

Recuerdo además que el programa Samuel a la calle fue muy criticado por la opinión pública, porque el hecho de que el alcalde entrevistara públicamente a sus funcionarios para que estos le hicieran quedar bien a los ojos de los bogotanos no fue bien visto. Lo mismo ocurre con Iván Duque, a quien en su afán por ganarse a los colombianos se le ocurrió poner a funcionar la misma idea del exalcalde bogotano.

No sé si a alguien del equipo de comunicaciones de la Presidencia de la República se le ocurrió advertirle al primer mandatario que resulta poco creíble que los funcionarios del Gobierno respondan al jefe de Gobierno las preguntas que públicamente este les formula, porque es claro que sus respuestas no van a ir en contravía de los propósitos de Iván Duque.

No veo al ministro de Defensa diciéndole en público al presidente de la República que los territorios que hoy por hoy se encuentran inundados con cultivos de coca, requieren una medida diferente al glifosato y que por los daños colaterales que el químico trae para el medio ambiente y para la salud humana es equivocado retornar a la aspersión aérea.

Tampoco creo que el jefe de esta cartera se atreva a decirle públicamente al primer mandatario que fue equivocado reducir al 60% el porcentaje de certeza en la inteligencia militar que debe anteceder a un bombardeo. Mucho menos creo que sea posible que Carlos Holmes Trujillo se atreva a hablar de lo mal que va la situación de orden público en los territorios donde se libró el conflicto con las Farc con mayor intensidad.

No creo además que el ministro de Hacienda nos hable sobre el crecimiento en las cifras de desempleo en Colombia y de lo lejano que para los ciudadanos resulta el concepto de economía naranja. Como tampoco se puede pretender que la ministra de Trabajo mencione cuál es la idea que tiene el Gobierno Nacional en materia de reforma laboral y pensional, porque aunque sea cierto que no hay nada escrito, algo se debe estar pensando en esta materia.

Así mismo podría hablar de lo que dejarían de responder el ministro de Agricultura o la ministra del Interior o la de Educación, por ejemplo, y de lo poco objetivas que pueden resultar sus respuestas al ser su jefe quien formule las preguntas.

Si este formato resultó un fiasco para Samuel Moreno y fue bastante criticado por poner a sus funcionarios a responder un libreto que se diseñaba desde el Palacio de Liévano, no sería extraño que con el presidente Duque suceda lo mismo.

Independientemente de quien sea la persona que luce el vestido, cuando este no es bonito, ni está bien diseñado, no luce y punto.

Cambiando de tema, el día en que se estrenó el programa Conéctate con Iván Duque fue el mismo en que, sin la presencia del presidente de la República, se hizo el entierro en Bojayá de los restos de las personas que fueron masacradas por las Farc en mayo de 2002. ¿Es esta la mejor manera de conectarse con esa Colombia profunda?

@sevillanoscar

892067

2019-11-20T11:00:08-05:00

column

2019-11-21T10:52:49-05:00

jrincon_1275

none

“Conéctate con Duque” y “Samuel a la calle”

52

4074

4126

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Óscar Sevillano

El país más corrupto

La lora de Petro

Iván Duque debería renunciar

La vice Marta Lucía

La mala hora del Esmad