Por: Roberto J. Camacho

Conexión Caribe

Los recursos públicos del departamento del Meta han tenido durante los últimos quince años un vertiginoso evolucionar; el mandato constitucional de descentralizar ha llevado a nuestros entes territoriales desde la condición de mendigos a opulentos ejecutores de gasto.

Adicionalmente a algunas regiones nos correspondió la suerte de contar con el impulso de riqueza que multiplicó nuestra capacidad de generar desarrollo; tal es el caso de las regalías petroleras, auríferas o carboneras. Pero lo que debiera ser la gran oportunidad se convirtió en objeto de la codicia de propios y ahora de foráneos. Hemos pasado de ser discípulos de maestros de la corrupción, a ser sus alumnos aventajados y recientemente sus socios.

El gobierno departamental llora ante el nacional por conseguir el descongelamiento de las regalías, cuando por voluntad propia congeló cerca de 160.000 millones en contratos de fiducia. Una rápida mirada a los beneficiarios de estos muestra como el clan de los Nule  familia de origen sucreño, a través de al menos dos consorcios, recibieron dineros del Meta.

Como si esto no fuera suficiente un destinatario directo de estos contratos es Alejandro Char Chaljud, actual alcalde de Barranquilla, quién en el año pasado, obviamente se encontraba en plena campaña. Este ha sido demandado, por una presunta inhabilidad, pues su suegro Guido Nule, padre de Katia Nule, hoy primera dama, es gerente de una empresa con vínculos con el distrito; su cuñado Guido Nule es socio de sus primos Miguel y Manuel Nule Velilla miembros de los Consorcios mencionados. Pero el abuso no termina ahí, ahora resulta que otro de los destinatarios de los dichosos contratos es la sociedad que controla el parque Merecure, de la que se empieza a conocer podría tener dineros originados en el narcotráfico.

Ante este panorama, para que sirve que el Meta tenga dineros de regalías? cuando los que nos han sido girados fueron puestos a disposición de proyectos de empresas de la costa, de candidaturas a la alcaldía de Barranquilla o empresas con presuntos vínculos con el narcotráfico. Así las cosas es preferible que las regalías se mantengan congeladas a nuestro nombre en el Tesoro Nacional y no descongeladas en manos de quienes no pierden oportunidad para pervertir su uso.

Asociación Opción Meta

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Roberto J. Camacho

Petro y La Racionalidad Limitada

Víctimas Indefensas

Santander Moriría de Nuevo

El homicidio de Roberto Camacho

Viajero y equipaje