Consenso: regalías por extracción de oro se deben ajustar

Noticias destacadas de Opinión

El Foro Nacional Ambiental convocó a un grupo de economistas, investigadores y profesores universitarios del ámbito nacional e internacional, para evaluar cuál debería ser el pago justo para Colombia, en términos de impuestos y regalías, por la minería de metálicos. Discusión de gran actualidad cuando se están evaluando importantes proyectos de extracción de oro y cobre.

El Foro inició con una presentación del profesor Guillermo Rudas que, basado en cifras oficiales (DIAN y DANE), llama la atención sobre temas tan importantes como que por cada $1.000 que ganan las empresas petroleras pagan $115 de impuesto a la renta, mientras los productores y comercializadores formales de oro y níquel pagan $33 de impuesto a la renta por los mismos $1.000 de ganancias.

A lo anterior se suma que, según el artículo 231 del Código de Minas, la exploración y explotación mineras no podrán ser gravadas con impuestos departamentales ni municipales, directos ni indirectos. Los ingresos por este concepto para municipios y departamentos son cero.

Algo inconcebible es que el Código de Minas (2001), en su artículo 229, decía: “La obligación de pagar regalías sobre la explotación de recursos naturales no renovables es incompatible con el establecimiento de impuestos nacionales, departamentales y municipales sobre esa misma actividad, sean cuales fueren su denominación, modalidades y características”. La Corte Constitucional declaró inexequible este artículo en el 2003. Sin embargo, su mera existencia demuestra la cooptación que en ese momento ejercían las empresas mineras sobre el Ejecutivo que elaboró y presentó el Código. En el Foro, José Antonio Ocampo, exministro de Hacienda, dijo de manera reiterada: “No hay razón para dar incentivos tributarios a las empresas que pretendan la exploración y explotación de oro”.

El Código vigente defiende más los intereses de las empresas mineras que los intereses nacionales. Esto se refleja, entre otras muchas cosas, en el monto de las regalías por los minerales metálicos. Para regalías está vigente la Ley 141 de 1994, que solo se ha modificado para los hidrocarburos. Oro, plata y níquel pagan el 3,2 % del precio internacional; y cobre, platino e hierro, el 4 %.

En el Foro no se llegó a precisar cuál sería el mecanismo para llegar a una compensación justa. Mauricio Cabrera propuso subir la regalía base como mínimo al 12 %. Hubo acuerdo respecto a la necesidad de ajustar las regalías según la variación del precio internacional, aumentando la participación porcentual en la medida en que el precio aumenta. Si bien en términos de impuestos el Foro no llegó a un acuerdo, en términos de regalías hubo consenso: hay necesidad de aumentarlas.

Otro acuerdo muy importante es que cuando se afecte la disponibilidad de agua para consumo humano, tiene prioridad el agua frente a la actividad minera y que en los páramos no se debe permitir la minería, pero que el dilema agua u oro no siempre es válido, y en algunos casos la minería puede ser viable. Se consideró como determinante que cuando el análisis integral costo-beneficio, que incluye costos ambientales y sociales, no sea positivo, no se debe adelantar la actividad. En síntesis, como decía nuestro amigo y compañero Rafael Colmenares (q.e.p.d.): “Minería sí, pero no así”.

Comparte en redes: