Por: Carolina Botero Cabrera

¿Cómo construyen “posición país”?

La semana pasada les conté que el "Comité Permanente de Derecho de Autor y Derechos Conexos” (SCCR26 por el inglés) de la OMPI (organización de la ONU), se reúne estos días en Ginebra.

Discuten nuevos derechos para radiodifusores, y excepciones y limitaciones para bibliotecas y archivos.

En lo relacionado con un instrumento que garantice que bibliotecas y archivos puedan desarrollar su misión, el gobierno colombiano se pronunció a favor de crear un tratado, aunque con reservas. Esta posición, acoge la inquietud de las más de 300 personas que firmaron una carta dirigida a la Dirección Nacional de Derecho de Autor (DNDA), en la que manifiestan sus preocupaciones sobre la situación de las bibliotecas en el país, y se separa de la posición de EE.UU. y de Europa.

Sobre el tratado que busca dar una protección de 50 años, estilo derecho de autor, a las radiodifusoras sobre el contenido que difundan (que puede que ni siquiera sea suyo), la posición de Colombia es la de apoyo total; más proteccionista que EE.UU., alineada con los europeos y en contravía con la de otros países de nuestra región. El tratado se justifica en la piratería, sin detenerse a explicarla ni en analizar los efectos que puedan tener las nuevas restricciones para la sociedad en general. Pero, lo más grave es que no tiene en cuenta lo obvio: en la simple “radiodifusión” no hay “autor” (es como el caso que se plantea cuando se pone en pantalla gigante un partido de fútbol).

En marzo, la DNDA hizo una consulta pública sobre este tema, y a pesar de que creemos firmemente en la participación ciudadana, estamos convencidos que cuando un pide comentarios a los ciudadanos, debe explicar cómo procesará la información que reciba y para qué lo hace. Ante la ausencia de explicaciones, no participamos de la iniciativa pero hicimos pública nuestra opinión. Aún no vemos públicos los resultados de tal consulta, ¿cómo se construyó la posición país?

 

Es la primera vez que estamos presentes en Ginebra, como ONG. Sin duda, la discusión es enriquecedora. Sobre Colombia, es positivo lo de bibliotecas, pero, nos preocupa el tema de radiodifusión. Propósito 2014: ¡hacer seguimiento!

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Carolina Botero Cabrera

Analizando el hackeo a WhatsApp

La Ley TIC, se nos viene un gol de taquito