Por: J. William Pearl

Consulta

La democracia es un sistema político que permite a todos los mayores de edad tener la oportunidad de acceder al poder. Hoy en día se escogen en Colombia concejales y alcaldes locales, lo cual demuestra un avance en el sistema político, que hace algunos años solamente elegía presidente y senadores. El presidente tenía también la potestad de nombrar al resto de funcionarios.  Hace unas semanas y para que  los ciudadanos participaran, el Partido Liberal realizó una consulta interna muy criticada por su alto costo. A los colombianos nos asusta  convertirnos en Venezuela, y sin embargo criticamos la consulta. ¿Qué es mejor, una consulta cara o no realizarla?

La consulta liberal en la cual solamente votaron 744.521 personas costó 54.000 millones de pesos. Únicamente votó el 2,12% del censo electoral, que llega a los 35 millones de posibles electores. Se anticipó un costo de 85.000 millones estimándose 11.001 puestos de votación y 30.000 mesas, pero esto se redujo a 4.381 puestos de votación y 10.000 mesas, muchas ubicadas en cabeceras municipales. La gran pregunta es, qué lleva a los votantes a movilizarse a votar, pues se necesita tener un alto grado de motivación para sufragar o tener una convicción como la tuvieron quienes así lo hicieron.

Colombia ve que en  Venezuela  cada día es más difícil  elegir  democráticamente y se gobierna como la dictadura que es. Lo que se vive en el país vecino es una muestra de un sistema político que Colombia no está dispuesta a aceptar. Allá todo ha sido nivelado por lo bajo, los derechos políticos, los derechos humanos, la salud, la educación, los ingresos, el derecho a la propiedad  y hasta el derecho a la vida. En Cuba la situación es inclusive peor, en ese país hasta salir es ilegal (menos para el dictador, sus ministros y quienes decida el régimen).

El Centro Democrático, que en un comienzo pensaba participar en una consulta, con la experiencia del 14 de marzo de 2010 se retiró muy probablemente por cuanto esa vez las personas votaron en la consulta conservadora (abierta) por Noemí Sanín para trancar a Andrés Felipe Arias (Uribito). Si los votantes así lo hicieron, no querían un títere, pero sí querían elegir un candidato cercano a Uribe y por eso eligieron a Santos. El Centro Democrático escogió como mecanismo para elegir a su candidato quien salga de primero en diferentes encuestas, y el Partido Conservador lo hará probablemente en una convención. En ambos casos, los votantes no tienen la oportunidad de elegir y en una democracia deberían poder hacerlo.

Por donde se mire los costos de una consulta son elevados y es claro que se pueden usar esos recursos en vivienda, salud y tantas otras necesidades que tiene la sociedad. Sí, una consulta es muy costosa, pero para no llegar a convertirnos en una Venezuela, se tiene que efectuar, es costosa y se podrían usar los recursos en otras cosas, pero es necesario tener claro que sin democracia no existiría consulta. Sí, la democracia tiene un costo económico bien alto, pero tenemos que definir si queremos democracia o autoritarismo, en ese sentido es bastante más democrático hacer una consulta.

Buscar columnista

Últimas Columnas de J. William Pearl