Por: Uriel Ortiz Soto

Consumo de stevia certificada por FAO/OMS

Hace pocos días por esta columna nos referimos al cultivo y consumo de la stevia como promisorio. No estábamos equivocados; quienes nos aventuramos a promover tan apasionante cultivo, sabíamos de fuentes internacionales que la certificación para su libre venta y consumo a nivel mundial estaba por darse.

La comercialización y consumo hasta la fecha se venía haciendo con muchas limitaciones, puesto que, no existía ningún pronunciamiento definitivo por parte de los organismos nacionales e internacionales encargados de certificarla como apta para el consumo humano. Sin embargo, las  personas que la han consumido en una u otra forma, bien como suplemento del azúcar, dietético, o medicinal; en los alimentos como edulcorantes, pero, especialmente los diabéticos e hipertensos, pueden dar fe de que no altera para nada la salud del ser humano. Por el contrario genera salud y bienestar.

La Cámara de la Stevia de Paraguay “Capaste” de donde es originario el cultivo, en el 2004, obtuvo permiso provisional, lo que generó desde luego mucha preocupación e incertidumbre, puesto, que era muy incierto su futuro, hasta tanto no se conociera los resultados definitivos del Comité Científico FAO/OMS. Las limitaciones por este hecho crearon incertidumbre que no permitieron avanzar en la investigación, selección de semillas, y producción para los mercados nacionales e internacionales.

Para lograr el objetivo de la certificación internacional, se trabajó en equipo, sin ningún egoísmo, con total entrega y decisión para que todos nuestros socios vinculados, después de tantos sacrificios y años de espera empiecen desde ahora  a beneficiarse de las bondades de tan prestigioso cultivo y su posterior industrialización. La demanda de los mercados internacionales es inmensa, no solamente como hoja, sino, también como: polvo, emulsión, aguas aromáticas y como materia prima para productos de belleza, confitería, pastelería y toda clase bebidas endulzadas con stevia.

El viernes cuatro de julio, recibimos la magnífica noticia de que la stevia, ha sido certificada, como consumo inocuo, es decir, apta para el consumo humano, por el comité científico designado por la: Organización de las Naciones Unidas FAO, y la Organización Mundial de la Salud, OMS, quedando registrada bajo el nombre científico de: “Steviol Glucócido”.

Después de agotadoras jornadas de investigación en la cual participaron con trabajos de procesos de producción, controles de calidad y pruebas de laboratorio, los países de: Paraguay, Brasil, China, Corea y Japón, cuyos soportes técnicos reposan en los archivos de la Cámara Colombiana de  Stevia “Castecol” se llega a la conclusión que Colombia, ha agotado con tan prodigioso cultivo una etapa de investigación lo suficientemente amplia y responsable, lo que es motivo para que el Gobierno Nacional, a través del  Ministerio de Agricultura, brinde apoyo económico para  procesos de capacitación e industrialización.

La Cámara Colombiana de la Stevia “Castecol” recientemente creada, con existencia jurídica y representación legal, con sede principal en la capital de la República;  a partir de estos momentos abre sus puertas para que las personas interesadas en la siembra, producción, industrialización y comercialización, puedan ingresar, previo el lleno de unos requisitos básicos. Uno de nuestros propósitos es agotar los recursos necesarios para que su manejo y producción esté en manos de expertos y técnicos. Para estos efectos se realizarán cursos, foros y seminarios, previo diseño del mapa productivo y de esta manera conocer, cuales son las regiones del País aptas para el cultivo.

Se iniciará una etapa de divulgación y motivación con los gobiernos regionales y locales para que promuevan proyectos productivos de stevia en sus respectivas jurisdicciones mediante convenio con compradores nacionales e internacionales interesados en la compra de hoja, extracto o polvo. No olvidemos que este es un cultivo de ciclo corto y muy atractivo para diversificar en zonas cafeteras, ganaderas, y de caña de azúcar entre otros       

Las entidades que manejan la población desplazada y reinsertada tienen en este cultivo un punto de apoyo, dado que es de ciclo corto, su rentabilidad es óptima y de gran demanda internacional. También se adapta con mucha facilidad en las zonas de cultivos ilícitos, su siembra y recolección tiene muchas similitudes con los cultivos de coca y  marihuana.         

Comunidad Desarrollo y Gestión

[email protected]

Buscar columnista

Últimas Columnas de Uriel Ortiz Soto

¿Cómo sería el gobierno de Gustavo Petro?

¡Junio, mes del campesino!

Colombia: entre derecha e izquierda

¡La paz en su laberinto!