Por: Tola y Maruja

Contestan Tola y Maruja

Apreciadas esquilmadas, Fui presidente de la arruinada Interbolsa y en la Fiscalía acepté los cargos de manipulación fraudulenta y administración desleal, lo cual me dará entre 10 y 20 años de casa por cárcel. ¿Qué me aconsejan? ¿Pido que sea en mi casa de Medellín o la de Bogotá o la de Cartagena o la de Islas del Rosario o la de Miami?

Atentamente
(No pongo mi nombre porque debo los prediales y no pienso pagar valorización).

 


Querido tumbador,
Por su letra vemos que no le tiembla la mano pa firmar cheques a su favor. Esta carta suya le acaba de echar más sal a la herida de la pobre Tola, que fue una de sus dañificadas.

No tiene nombre lo que usté le hizo a pobres jubilaos y viudas como Tola... Bueno, ella no es esatamente una viuda, pues tiene el esposo vivo, sino una “viuda funcional”, que es el estado civil de las que tenemos un marido que no sirve.

La historia inversionista de Tola da pa telenovena: metió sus ahorritos en la pirámide DMG, y lo poquito que recuperó lo embutió en Interbolsa.

Ella cuenta que confió en DMG quizque porque vio policías haciendo fila... Y que una ventaja de las pirámides era que afuera no había ladrones: todos estaban adentro. Y que ella prefería las pirámides a los bancos porque en DMG le robaron sin tanto papeleo.

Y que después Interbolsa le ispiró confianza porque usté y su hijo se veían muy distintos a Daví Murcia: motilados, bañados, cero mocasines de charol... Ay, caras vemos cuellos blancos no sabemos.

Sobre la casa por cárcel, nosotras le recomendamos que descoja la de Bogotá, pues con esta inseguridá tan berrionda ni provoca salir. Andan tan alborotaos los ladrones que cuando los policías salen a patrullar le piden a los vecinos que le echen ojito al CAI.

Lo ideal sería que usté y los demás indelicados se junten y costruyan una urbanización de puras casas por cárcel, que se podría llamar: Rincón del Botín, Lomas del Truhán, Altos de Alí Babá, Bosques de Roban Hood, Hangar de los Aviones, Abadía de Picardía, Villa Pillo, Cacondominio...

Nos figuramos a todos ustedes en el salón comunal celebrando el Día del Ahorro, cañando a ver cuál tiene el brazalete eletrónico más bañado en oro y alegando quién maneja la natillera.

Claro que la casa por cárcel no es que sea la octava maravilla, sobre todo pa tipos casados, que se pierden el gusto de la visita conyugal, sea con quien sea.

Otra desventaja, querido estafador, es que usté en su casa no pasa de hablar con su señora sobre la serie televisiva de Yomedes Díaz o la canilla que está gotiando, en cambio en la guandoca se oyen historias de la Dimensión desconocida.

Usté verá si prefiere la casa, allá usté, pero ojo lo pesca su mujer coquetiándole a la muchacha del servicio pa que le muestre... los ahorritos.
Tus tías que te quieren,
Tola y Maruja

Posdata: Todos los colombianos tenemos derecho a una casa... por si nos toca pedirla por cárcel.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Tola y Maruja

Tola y Maruja van con Petro al Club Campestre