¿Cómo avanza la reincorporación de excombatientes en el Cauca?

hace 2 horas
Por: Catalina Uribe Rincón

Contra la discriminación de las preguntas

Ya empezó el mes del orgullo LGBTI+ y con éste las perlas de periodistas y firmas encuestadoras. Así, como si de verdad el país no tuviera temas más importantes que discutir, Caracol Radio les preguntó a sus audiencias si ellas creen que la homosexualidad se puede curar como una enfermedad. La pregunta, de entrada, sufre de una doble falla: está viciada y es viciosa. Está viciada porque enmarca el debate en una postura errónea de que la homosexualidad es una enfermedad. Es viciosa porque moviliza prejuicios taquilleros a costa de la discriminación caprichosa de una minoría.

Este tipo deas interrogaciones se escudan en el dicho de que no hay pregunta mala. Pero sí las hay. Por ejemplo, es una mala pregunta indagar si se cree que las mujeres menstruantes pueden ir o no a trabajar. Es mala porque no hay relación entre la menstruación y la capacidad de trabajo. Es malintencionada porque busca alborotar las creencias de que las mujeres son débiles y tienen menos capacidad de juicio debido a los cambios de sus cuerpos. La pregunta también podría sugerir, como lo creen algunas culturas, que la menstruación es contaminante y expande enfermedades.

Pero, pese a la iniciativa de algunos periodistas y firmas encuestadoras, ni la menstruación es tóxica, ni la homosexualidad es una enfermedad. A las personas no las aqueja la homosexualidad sino el odio que sus sociedades les arrojan. Y justo ahora, en junio, deberíamos iniciar una campaña para denunciar públicamente por discriminación a todos los medios que sigan insistiendo en preguntas maliciosas, que no van al punto, que afianzan prejuicios y que inducen ideas discriminatorias sobre las minorías.

No podemos seguir preguntando: ¿se sentiría incómodo sentándose al lado de un homosexual? Porque la respuesta es no, no puede sentirse incómodo porque no hay razón para hacerlo. Y si se siente incómodo, hay algo mal, pero no en la persona homosexual sino en usted. Preguntar si un homosexual le genera incomodidad es como preguntar si una persona negra le genera incomodidad. Si ese es el caso, usted sufre de racismo y tiene que tratar su animadversión. Podemos generar rechazo por lo que las personas hacen como robar o matar. Pero no podemos rechazarlas por lo que son. Al rechazar a alguien por lo que es, no buscamos corregir o anular su acción, sino corregir o anular su existencia. La distinción es inmensa.

864437

2019-06-06T00:30:55-05:00

column

2019-06-06T00:45:01-05:00

[email protected]

none

Contra la discriminación de las preguntas

42

2474

2516

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Catalina Uribe Rincón

Los mañosos “dos lados de la historia”

El engaño de las aerolíneas a los consumidores

Quizá la Biblia defendería el aborto

Crisbell: ¡salva a Santander!