Contralorías no funcionan por falta de control previo, sino por politización

Noticias destacadas de Opinión

El problema de las contralorías no está en las sábanas, en la falta de control previo, sino en que son el ratón cuidando el queso.

El sistema político colombiano está basado en el modelo clientelista, en que los políticos elegidos controlan las entidades públicas para nombrar sus cuotas políticas y determinar la inversión hacia sus áreas de influencia. La segunda herramienta más importante del clientelismo es la captura de los órganos de control fiscal, cuya función es vigilar y sancionar a los funcionarios públicos, que son en buena parte nombrados por los políticos. Es decir, los elegidos por los políticos vigilan el manejo del dinero público que administran los recomendados de esos mismos políticos.

 

Comparte en redes:

 

Te contamos que estamos trabajando en nuestra plataforma tecnológica para que sea más fácil de disfrutar, por eso no podrás hacer comentarios en los artículos. Estarán activos próximamente. Gracias por tu comprensión.