Por: Hernán Peláez Restrepo

Copa Conquistadores

No sé quién acertó al definir la Copa Libertadores en España, del próximo domingo, como la Copa Conquistadores.

Por allá en 1960 nació la Copa Libertadores de América como un homenaje a Simón Bolívar, al general San Martín, a Bernardo O’Higgins y a tantos otros que permitieron la liberación del yugo español en América.

Pero el fútbol, como la política, eso dicen, es dinámica. Por cuenta de la inoperancia de fuerzas de control y del minúsculo grupo de bandidos, el partido River-Boca no pudo jugarse en su propia tierra. Hablando de bandidos, el fútbol los tiene habitando en la cúpula y en la parte baja de la pirámide.

La Conmebol, recinto inescrupuloso, decidió que Madrid era la plaza elegida. Lo curioso es que en Buenos Aires simultáneamente se realizaba la Cumbre del G-20, donde se citan las potencias mundiales. Esta se pudo realizar, en cambio para un partido fútbol no hubo ni garantías ni protección, ni seguridad, solo para quienes contaban el billete recaudado y nada más.

Es claro que se desvirtuó el fin de la competencia. Bajo protesta, los dos equipos, por razones diferentes y con riesgo de sanciones si no se presentan, a regañadientes se encontrarán en el Bernabéu. Nadie garantiza ausencia de líos, por el fanatismo en extremo de las dos parcialidades.

Entretanto, los dirigentes descubrieron, o mejor, los descubrieron en su manguala con las llamadas barras bravas, que se lucran del fútbol. En el manejo de boletería y otros detalles menores. Ese matrimonio dirigencia-barra brava es en el fondo la razón de este esperpento. Habrá un campeón, aunque su título quedará empañado por las decisiones burlescas al reglamento.

Quién iba a creer que el nombre de Libertadores fuera a ser reemplazado por el de Conquistadores.

Solo falta la presencia del rey de España en los palcos del Real para que pueda decirse que los libertados seguimos añorando los días de la Colonia... y la esclavitud.

 

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Hernán Peláez Restrepo

Por Quintero

Tragicomedia y finales

Avanzó Tolima

Eliminados

Buen cuento