Por: Mauricio Rodríguez

Coraje

Mary O´Grady, editora de The Wall Street Journal para América Latina, destacada periodista que ha seguido de cerca lo que sucede acá desde la pasada década, me dijo hace un par de semanas algo que me impactó.

Al responder cuáles eran sus impresiones luego de una visita reciente, afirmó: “Colombia es más que un país, es un sentimiento, y ese sentimiento es el coraje”.

Escuchando los testimonios de todos los protagonistas de la extraordinaria ‘Operación Jaque’, la definición de O´Grady cobró vigencia. Conmovedoras las muestras de coraje de los rescatados y sus familiares, de los que diseñaron y ejecutaron el operativo. E impresionante el coraje de los líderes que tomaron el riesgo de una acción audaz que en caso de fracasar hubiese tenido un enorme costo en vidas perdidas, y en debilitamiento institucional y político. Me refiero al presidente Uribe, al ministro Santos y a los generales Padilla y Montoya.

Ronald Heifetz y Martin Linsky, profesores de la Universidad de Harvard que se han dedicado al estudio de los líderes, han formulado una teoría que viene como anillo al dedo en el caso colombiano. Sostienen que el liderazgo es peligroso. Lo cual quiere decir que los verdaderos líderes —aquellos que toman decisiones trascendentales pensando en el bienestar colectivo a largo plazo— se exponen a enormes riesgos que van desde la muerte política hasta la muerte física. Pero lo hacen sin dudar porque son conscientes de que sólo así lograrán los progresos con los que se han comprometido. Pues bien, los cuatro líderes del rescate han dado una contundente demostración de la fortaleza de su liderazgo nutrido por un coraje ejemplar.

Capítulo aparte merece Íngrid Betancourt. Su coraje ha ganado un puesto de honor en la historia nacional y en la de la lucha de la humanidad contra el terror. A ese coraje se le suman una inteligencia y un tesón que aportarán mucho a la solución de los problemas de nuestro país. Bienvenida Íngrid a la libertad y a la construcción de un mejor futuro para todos.

Concluyo trayendo a colación la sabia reflexión de un héroe, el primer ministro británico Winston Churchill: “El coraje es la cualidad más importante de un líder, porque sin coraje todas sus demás cualidades de poco o nada sirven”. 

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Mauricio Rodríguez

Camilo Torres Tenorio

India

Luto

Asombro

Protagonistas