Por: José Roberto Acosta

¿Corrupción de buena fe?

La ministra de Transporte anunció que, con dinero público, pagará la billonaria deuda que a la fecha tiene la corrupta sociedad Concesionaria Ruta del Sol S.A.S. con siete bancos privados, sustentándose en el artículo 20 de la Ley 1882 de 2018, cuyas consecuencias actuales denuncié a tiempo en esta misma columna.

Según ese artículo 20, los bancos que presten dinero a contratistas a quienes por corruptos se les termine el contrato, recuperarán sus préstamos con cargo a los dineros del Estado, siempre y cuando sean terceros de buena fe; es decir, no hayan tenido conocimiento de las conductas delictivas de sus acreedores.

La ministra Orozco repitió en varios medios de comunicación que el fundamento legal para el pago de los $1,2 billones a los siete bancos, con cargo a nuestros impuestos, era un supuesto reconocimiento de buena fe de esos bancos por parte del Tribunal Administrativo de Cundinamarca, en sus medidas cautelares tomadas dentro de la acción popular que condenó a la Concesionaria Ruta del Sol al pago de una multa de $800.000 millones y a no poder contratar con el Estado por el término de diez años.

Sin embargo, dicha declaración de “buena fe de los bancos” no aparece en ninguna de las medidas cautelares del Tribunal Administrativo, que además las decretó entre febrero y noviembre del año 2017, cuando aún no se conocía la condena a 141 meses de cárcel a José Elías Melo Acosta por sus conductas como presidente de Corficolombiana, filial del Grupo Aval y dueña de cuatro de los bancos beneficiados con el pago con cargo a recursos públicos, ni tampoco se conocía el pliego de cargos de la Superintendencia de Industria y Comercio contra Luis Carlos Sarmiento Jr., cabeza máxima de ese mismo conglomerado financiero.

Como no existe la declaración de buena fe de los bancos a la que se refiere la ministra Orozco, se quedaría sin su sustento para el pago con recursos públicos que les ha prometido a los bancos.

La falta de veracidad de la ministra exige una mayor explicación, pues en tan delicado tema cualquier error implicaría responsables directos en caso de presentarse un irreversible detrimento del patrimonio público, pues hoy es claro que la Concesionaria Ruta del Sol, además de corrupta, está en una crítica situación, financiera y administrativa.

@jrobertoacosta1 [email protected]

872953

2019-07-26T22:00:00-05:00

column

2019-07-26T22:00:01-05:00

[email protected]

none

¿Corrupción de buena fe?

26

3260

3286

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de José Roberto Acosta

Migración venezolana y economía

¿Superfinanciera ciega, sorda y muda?

“Asustadurías” y corrupción privada

Otra perla de la ministra de Transporte

Y de los trabajadores de la salud, ¿qué?