Por: Indalecio Dangond B.

Crédito a la carta

La Convención Bancaria, es de lejos, el foro económico y financiero más importante del país.

En la agenda de la versión número 50 -que culminó el pasado viernes en la ciudad de Cartagena-, pudimos constatar el importante rol que juegan las entidades financieras en el crecimiento económico de nuestro país.

Me llamó mucho la atención, que la agenda académica se hubiese enfocado más a las soluciones de los problemas fiscales del gobierno y al nebuloso futuro económico del país, que a los intereses propios del gremio financiero. La plana mayor de expertos economistas internacionales y del país (BID, CAF, ONU, ANIF, Fedesarrollo, Banco de la República,..), presentaron un diagnostico sobre nuestra economía y los síntomas que comienzan a debilitarla. Lástima, que el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, no hubiera asistido al panel, para haber tenido un debate mas profundo de esa otra Colombia, que nos mostraron estos expertos.

El que si aprovechó esta reunión de banqueros, fue el vicepresidente German Vargas Lleras, quien en un momentico organizó un comité de crédito con varios bancos y consiguió 32 billones de pesos (de 35 billones que estaba necesitando) para financiar sus autopistas 4G. Con esta financiación, la venta de Isagen ya no es tan urgente.

No existe en Colombia, un solo programa de desarrollo sostenible, de competitividad, transformación productiva e impulso a la infraestructura que no necesite fondeo con recursos de crédito. Las cifras oficiales así lo demuestran. Para el primer trimestre de este año, el saldo de cartera de las entidades de crédito circundaba los 340 billones de pesos. No obstante, a los problemas de costo país, corrupción pública y guerrilla, la cartera de crédito tuvo un crecimiento del 15.6% respecto a mismo periodo del año pasado. Tiene razón el Director General de la ONU para Colombia, Fabrizio Hochschild, al afirmar que Colombia, es un James Rodríguez, pero con una mochila llena de piedras colgada en la espalda. ¿Se imaginan ustedes a Colombia sin las piedras de la corrupción pública y la guerrilla?

Otro debate importante en el foro bancario, fue el de la inclusión financiera. Para nadie es un secreto que los pequeños y medianos empresarios del país tienen muchos obstáculos en el acceso al crédito. Del saldo total de la cartera bruta en el 2014, los damnificados fueron el microcrédito y el sector agropecuario con una participación del 3% y el 1.9% respectivamente. Estos bajos índices de participación obedecen principalmente a la baja rentabilidad de los negocios y las dificultades de información para identificar buenos clientes. La buena noticia, es que varias entidades bancarias comenzaron a implementar un programa agresivo de impulso al financiamiento de estos sectores a través de las tarjetas de crédito agropecuarias y la promoción del microcrédito en las pymes de zonas rurales del país.

Decía un viejo amigo banquero, que una empresa, es como un organismo vivo, donde los flujos de dinero generados por sus actividades forman un sistema sanguíneo, donde la financiación, como el corazón debe actuar perfectamente si se quiere un correcto funcionamiento de la misma.

En los bancos, como en los restaurantes, los créditos deben ser a la carta.


*Consultor en crédito de fomento. 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Indalecio Dangond B.