Por: J. William Pearl

Crisis

La palabra crisis en japonés significa oportunidad. Es evidente que Venezuela afronta una oportunidad para que logre salir del tirano que los tiene no solamente pasando hambre, también los tiene convertidos en un país paria al que muy pocos ven como una democracia completa. ¿Caerá?

Tal vez lo único positivo de la era que empezó Chávez sea que todos están a un mismo nivel, pero lamentablemente se niveló por lo bajo, cuando lo lógico hubiera sido hacer todo lo contrario. La cantidad de petróleo con que cuenta el país hubiera alcanzado para sostenerse en la crisis del precio del petróleo originada por los países árabes al no bajar la producción. Chávez se dedicó a comprar aliados para lo cual repartió dinero en efectivo y naturalmente en especie.

Chávez usó la democracia para llegar al poder, sin embargo su mandato se fue convirtiendo en una dictadura. Su heredero político tiene presos políticos, compró a las malas canales de televisión, a los periódicos los asfixió con la reglamentación amañada de la compra de papel. Cuando Chávez gobernaba y perdió el referendo en el 2007 calificó la victoria de la oposición de “triunfo de mierda”, ahora que Maduro perdió el control de la Asamblea dijo al pueblo que les había pedido su voto y le negaron su apoyo, y dijo que estaba pensando seriamente no ayudarles más. Como si el dinero fuera suyo.

Se debe decir que el pueblo venezolano está sola, el apoyo regional es muy mediocre, solamente hasta ahora que Venezuela se retiró de la OEA (antes de que la sacaran por la puerta de atrás) se siente menor indiferencia hacia el pueblo venezolano que está sufriendo de la escasez, no solamente de alimentos, sino sobre todo de libertad de expresión. Cada día es peor y Venezuela se convirtió en una oprobiosa dictadura con los presos políticos, que convirtió a Leopoldo López en un mártir y líder de la oposición. Es evidente que lo buscado en un comienzo, luchar dentro de la democracia, no funciono. Maduro y chavistas piensan que la revolución es el camino a seguir.

Una democracia tiene tres poderes, el Ejecutivo, el Legislativo y el Judicial; en Venezuela el partido de gobierno perdió la mayoría del Legislativo y a las malas está haciendo lo que puede para minimizar los efectos del triunfo de la oposición, Maduro emite decretos y así trata de gobernar, ya que por la Asamblea no puede. Retrocedió el Poder Judicial al pretender absorber al Legislativo. Lo que pasa en Venezuela es un campanazo de lo que puede pasar en Colombia, en donde algunos miembros de las Farc pretendían llamar a unos alcaldes de La Guajira a que expusieran qué estaban haciendo. Naturalmente esto es una intromisión nada amable y se puede ver para dónde van. Deberían más bien ganarse los votos por las buenas, de lo contrario fracasarán.

Ahora Maduro propone una Asamblea Constituyente, con “representantes sectoriales y territoriales”. De los 500, 250 serán entre otros representantes de “obreros, campesinos, estudiantes, mujeres, movimientos sociales, comuneros, empresarios, indígenas y personas con discapacidades”. La oposición no participará de dicha convocatoria y hace bien al no legitimar la dictadura, que busca controlar el Legislativo, ya que controla el Ejecutivo y el Judicial.

La oposición tiene oportunidad de retornar a la democracia si se aprovecha esta crisis tan honda y con la ayuda de los demás países democráticos. Colombia puede sucumbir, pues existe aún lamentablemente más gente de bajos recursos que altos y se puede caer en el error de nivelar por lo bajo. En el fondo la crisis puede ser una oportunidad, pero tienen que saber cómo convertirla en una condición positiva. Si esta no se supera, caerán Maduro, la gente y grupos que lo sostienen.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de J. William Pearl

Plan

Ortega

Roles

AMLO

Ganó