Por: Harry Sasson

Crocantes langostinos

Apanados con panko, que es la ralladura de pan fresco japonesa, esta receta resulta irresistible tanto para niños y adultos. Acompáñelos con una salsa mayonesa de jengibre y limón y sírvalos en una canasta.

Para continuar con nuestra serie de recetas con langostinos quiero resolver algunas dudas que los lectores han enviado a mi mail. Para empezar, los langostinos se identifican según su tamaño. Así, la denominación U8, por ejemplo, señala que en una libra hay 8 unidades; y una U20-25 viene a indicar que por cada libra tendremos de 20 a 25 unidades.

He visto langostinos enormes, quizá U4, pero aunque su tamaño asombra, los de mejor sabor suelen ser los más pequeños, pues concentran ese gusto yodado y salobre tan característico. Aunque mi recomendación es prepararlos y servirlos en su caparazón para evitar así que pierdan sus preciados jugos, no es lo más práctico, y si se trata de langostinos grandes siempre será necesario retirarles la vena para prevenir malos sabores. Para hacerlo, se debe cortar con un cuchillo afilado a lo largo del lomo, retirar el conducto que recorre todo lo largo del animal y lavar muy bien. Las carcasas no se deben descartar, pues son oro en potencia y con ellas se puede dar sustancia a un fondo de mariscos.

Esta semana les propongo unos crocantes langostinos apanados con panko, que es la ralladura de pan fresco japonesa, pero si prefieren utilizar ingredientes nativos, como ocurre con mi amiga La carioca, pueden rallar un plátano verde, luego secarlo un poco en el horno y reemplazar con éste el panko.

Langostinos con panko y mayonesa de jengibre y limón

Ingredientes para cuatro personas:

16 langostinos U12, pelados, desvenados y abiertos en mariposa
2 huevos batidos
1 taza de harina
2 tazas de panco
Sal y pimienta
Para la mayonesa
de jengibre y limón
1 taza de mayonesa (ojalá casera)
2 cucharadas de jengibre encurtido finamente picado
Jugo de 1 limón
Ralladura de 1 naranja
Sal y pimienta
1 cucharada de aceite de ajonjolí

Preparación:

Sazone con sal y pimienta los langostinos, páselos primero por harina, luego por huevo y finalmente por el panko o el plátano previamente rallado y secado en el horno. Mezcle muy bien todos los ingredientes de la mayonesa. Fría los langostinos en aceite hondo hasta que doren y sirva inmediatamente acompañando con la mayonesa.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Harry Sasson

Cereal para Supermán

La dulce remolacha

El lado dulce del arroz

Pappardelle con coliflor y jamón serrano

De aquí y de allá