Por: Luis Fernando Montoya
El campeón de la vida

Cuadrado

“El dolor y el sufrimiento son temporales. Rendirse es para siempre”: Anónimo.

La lesión de Juan Guillermo Cuadrado nos ha generado preocupación y tristeza a todos por la persona que es y por la importancia que tiene para la selección colombiana de fútbol de mayores, rumbo al Mundial este año en Rusia.

La resiliencia es la capacidad para afrontar la adversidad y lograr adaptarse bien ante las dificultades. Las personas resilientes poseen tres características principales: saben aceptar la realidad tal y como es, tienen una profunda creencia en que la vida tiene sentido y tienen una inquebrantable capacidad para mejorar.

Considero que en este momento lo más importante es pensar en la persona, desearle lo mejor, que recupere su estado de salud, y para ello debe tener presentes varios aspectos:

1. Presión: todos debemos colaborar para que su proceso de recuperación fluya tranquilamente, evitando expresiones comprometedoras o exigentes que nos pueden llevar a olvidarnos del ser humano.

2. Científico: hay que tener presente en nuestras mentes los conceptos médicos de tiempo y espacio de la evolución de la recuperación y evitar expresiones fuera de la realidad.

3. Mental: en cualquier proceso de recuperación, la parte mental es muy importante. En ese sentido, Cuadrado debe trabajar para que la ansiedad no lo atrape y poder tomar las mejores decisiones.

4. Familia: son claves el apoyo, el amor y el acompañamiento de todo su entorno familiar.

Cuadrado, le has brindado al fútbol colombiano muchas alegrías, eres un ser maravilloso y ahora todos los colombianos te deseamos lo mejor. Lento pero seguro.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Luis Fernando Montoya