Comunidad y desarrollo

Cuarentena por coronavirus trae sus beneficios

Noticias destacadas de Opinión

Lo primero que debemos resaltar y al mismo tiempo sentirnos orgullosos es el grado de solidaridad y sentido de responsabilidad social que se ha despertado en todos los colombianos, con motivo de la pandemia del coronavirus.

Familias más pudientes compartiendo el mercado con las más necesitadas o llevándoles ayudas económicas y medicinas nos dan a entender que Colombia es un pueblo unido, listo a vencer las enormes dificultades que se presentan por estas épocas en nuestro diario convivir.

Además, la cuarentena del coronavirus decretada por el señor presidente, mediante el Decreto 457 del 22 de marzo del 2020, traerá sus beneficios, especialmente para las áreas urbanas.

Todo indica que el aire en las principales ciudades del país, por estos días que llevamos de cuarentena, tiene menos contaminación, así lo han explicado los expertos en el tema del transporte público.

Si se logra hacer cumplir esta medida obligatoria, que rige con fuerza de ley y empezó a partir del 25 de marzo del 2020 hasta el 31 de mayo, podemos estar seguros de que por lo menos se han logrado cuatro beneficios fundamentales para quienes habitamos en las áreas urbanas.

1. La descontaminación de las áreas urbanas por tráfico vehicular y desechos industriales. Especialmente en las principales ciudades: Bogotá, Medellín, Cali, Bucaramanga y Barranquilla, donde la polución y contaminación por el parque automotor más los desechos industriales mal manejados son agentes portadores de varias enfermedades que ponen en riesgo la salud de sus habitantes, como afecciones pulmonares y otras, contra las cuales las autoridades de salud y medioambientales vienen luchando insistentemente.

Hemos visto, por ejemplo, cómo los gobiernos de los últimos años han hecho ingentes esfuerzos para promover el día sin carro o el uso de la bicicleta y motos —como vehículos de transporte livianos y menos contaminantes—; sin embargo, estas medidas no parecen ser suficientes pues, pasado el ejercicio, la medición del ambiente según los expertos disminuye. Por eso, valdría la pena que durante la cuarentena por el coronavirus se hiciera un seguimiento más estricto sobre esta problemática, que directa o indirectamente no deja de ser uno de los factores de contaminación en las principales áreas urbanas.

2. Bogotá menos invadida de palomas. Aunque es una situación de vieja data, la cantidad de palomas que pululan por todos los sectores de la capital de la República se ha convertido en todo un problema de salud pública. En una columna de hace tres años denunciamos esta problemática, pero hasta la fecha no se han tomado las medidas pertinentes. Esperamos que la doctora Claudia López lo haga.

Según estudios realizados por expertos en el manejo de las palomas, estas son portadoras de varias enfermedades, especialmente respiratorias. Pero el principal problema de estos animales es la defecación, que con mucha frecuencia hacen en la humanidad de los transeúntes. Los despachan para sus casas a bañarse y a cambiarse de indumentaria, en plenas jornadas laborales.

3. Teletrabajo. Es una actividad que apenas se está implementando, pero ahora, con la cuarentena por el coronavirus, son muchas las empresas públicas y privadas que tienen a sus empleados trabajando desde sus residencias. Considero que este sistema de trabajo va a traer experiencias muy importantes, para que después de la tempestad del coronavirus los gerentes de empresas hagan una comparación y se den cuenta de cuán beneficioso y económico resulta ser.

4. Educación abierta y a distancia. Este será otro beneficio que aportará la cuarentena por el coronavirus a la población estudiantil, pues por el mismo decreto el Gobierno nacional decidió cerrar los establecimientos educativos y recomendar que desde sus casas los estudiantes reciban las clases por el sistema de videoconferencia.

Todos sabemos que los niños, adolescentes y jóvenes son mejores que los mayores en el manejo de computadores y la informática en general, requisitos fundamentales para que reciban formación académica por el sistema antes mencionado.

Esperamos que estas cuatro experiencias sirvan para decir, a partir del 31 de mayo, día final de la cuarentena, temporal o parcial, que la encerrona no fue en vano.

Como dicen nuestras abuelas: “No hay mal que por bien no venga”. La pandemia del coronavirus no ha llegado para quedarse, con la ayuda de Dios y las medidas que se están adoptando saldremos adelante.

urielos@telmex.net.co

Comparte en redes:

 

Te contamos que estamos trabajando en nuestra plataforma tecnológica para que sea más fácil de disfrutar, por eso no podrás hacer comentarios en los artículos. Estarán activos próximamente. Gracias por tu comprensión.