La importancia de los archivos para construir la verdad del conflicto armado

hace 1 hora
Por: Antonio Casale

Cuartos de final

Resulta más emocionante el nuevo sistema de definición de las finales del rentado. Las llaves de ida y vuelta le aseguran una buena taquilla a cada equipo y los protagonistas se juegan todo en cada partido.

En la llave entre Millos y Caldas, el favorito es el equipo blanco; en lo táctico y estratégico es un conjunto sólido y diferente. Sus 36 puntos dan cuenta de ello. Mientras tanto, este Millos, que clasificó por primera vez en cuatro años a la fase final, es un conjunto desequilibrado, que ofrece ventajas en defensa y casi siempre regala un tiempo. Eso sí, al equipo de Páez le sobra corazón, cuenta con un grupo unido y para eliminarlo el rival tendrá que rematarlo. En lo futbolístico, lo mejor de este Millos es la generación de fútbol ofensivo en los segundos tiempos. Los dos equipos han tenido problemas en sus partidos como local, pues, por sus características, necesitan espacio para desarrollar su juego, y como sus rivales lo saben bien, les ponen equipos cortos entre líneas. Serán dos juegos abiertos y con opciones de gol.

Entre Cali y Nacional el claro favorito es el equipo de Medellín. Salvo el bache que tuvo faltando algunas fechas para el final, los de Escobar fueron de menos a más, clasificaron con holgura y presentan un fútbol práctico y ofensivo, sin muchas florituras, pero claro y fluido. En cambio, el Cali depende del día en que se encuentre Gabriel Fernández. Cuenta con jugadores jóvenes que por ahora tienen rendimiento irregular.

Viejos conocidos de finales en los últimos años resultan ser Cúcuta y Tolima. Los dirigidos por Hernán Torres son amplios favoritos. Su regularidad en el rendimiento y su buen juego colectivo hacen sospechar que ya es hora de obtener un merecido título. Con los motilones pasa lo mismo que con el Cali, la inyección anímica que significó la clasificación sobre el final puede ser importante.

Por último, para Pedro Sarmiento y su Envigado, el premio a la constancia y el respeto a su proceso ha sido esta buena campaña. Esta vez son favoritos frente a Equidad, de irregular campaña pero siempre peligroso en la fase final. Sin embargo, este puede ser el enfrentamiento más parejo, al menos sobre el papel.

Vale la pena rescatar el esfuerzo hecho por los ocho clasificados. En medio de esta crisis, hay luz al final del camino y obtienen justo premio por haber hecho las cosas bien. A jugar muchachos, y los hinchas, a acudir al estadio en paz. No olviden que se vienen dos meses y medio sin las emociones del fútbol criollo, que, aunque muchos nos quejemos, es lo que tenemos.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Antonio Casale

Dayro y Manga no son los culpables

Los Nicolases, los “e-gamers”

Millos y Santa Fe, muy parecidos

Con miedo, sin miedo