Cuatro años de la paz del Teatro Colón

Noticias destacadas de Opinión

El próximo 26 de septiembre se cumplirán cuatro años de la firma del Acuerdo de Paz con las Farc en el Teatro Colón. Con motivo del aniversario de este fracaso, 13 congresistas miopes de la Alianza Verde, el Polo Democrático, Cambio Radical, el Partido de la U, el Partido Liberal y Colombia Humana presentaron un informe que versa sobre los retos que tiene la puesta en marcha de lo pactado con las Farc, en especial, durante los dos años que faltan del mandato del presidente Iván Duque. “Porque en materia legislativa, de las 107 leyes que se necesitan para implementar el acuerdo citado, tan solo se han expedido 66 y de estas solo cuatro en el gobierno de Duque”.

En los párrafos a continuación abordaremos solamente el punto más rezagado del acuerdo para los signatarios del informe, el de la Reforma Rural Integral (RRI). Hasta ahora apenas se han firmado 15 de las 36 leyes que se consideran indispensables para desarrollar este punto pues, como se sueña en el acuerdo, “la transformación estructural del campo debe contribuir a reversar los efectos del conflicto... y contribuir a solucionar sus causas históricas, como la no resuelta propiedad de la tierra”.

Se sueña, porque el punto primero del acuerdo establece: en los próximos 12 años habrá una extinción de dominio objeto de la reforma de 10 millones de hectáreas, las cuales serán tierras recuperadas por incumplimiento de sus funciones sociales, ecológicas y ambientales, o bien por ser declaradas como de utilidad pública. Mi comentario: de los 40 millones de hectáreas cultivables que posee el país, una de cada cuatro podría ser expropiada sin indemnización por un socialismo tropical.

Se sueña, porque como informó el diario El Espectador en forma oportuna, es tal la importancia de este punto dentro del Acuerdo de Paz que, de los $129 billones que se estima costará la implementación de todo lo pactado, $110 billones estarán destinados solo a la Reforma Rural Integral, esto es, $9,2 billones/año, algo así como una y media nueva reforma tributaria por año solo para financiar la RRI.

En Latinoamérica, ya han fracasado numerosos intentos de reformas agrarias en México, Cuba, Colombia, Brasil y Venezuela. Como razones de los estruendosos fracasos figuran: 1. La falta de capacidad empresarial, de conocimientos y de asistencia técnica, que desemboca en predios adjudicados a familias dedicadas a producir casi exclusivamente para su propio consumo. 2. La mentalidad socialista y corrupta de los burócratas que las ejecutan. 3. La falta de dinero de los gobiernos. 4. La mayor productividad de las extensiones moderadas y grandes milita contra la producción de los minifundios.

En numerosos frentes a la vez trabaja el empobrecimiento de un gran número de colombianos para que voten con el fin de perpetuarnos un nefasto socialismo tropical. Algunos de tales frentes: la impunidad de Iván Cepeda, la detención domiciliaria del expresidente Uribe, la confiscatoria nueva reforma tributaria, una azarosa y caótica RRI, la prohibición de las aspersiones aéreas con glifosato, la imposibilidad de extraer petróleo por medio del fracking las consultas previas para rechazar la minería con respeto del medio ambiente…

La gran noticia. Cuando ya había escrito lo anterior, me enteré de que el ministro de Agricultura, Rodolfo Zea, dijo en la revista Dinero el pasado 6 de junio que durante el gobierno del presidente Iván Duque NO se realizará una reforma agraria. Apoyemos al señor presidente por haber tomado esta valerosa, justificada y realista decisión. Ojalá sea cierta esta noticia.

Comparte en redes: