Por: Germán González

Cuestión de confianza

Uno de los principales retos que tiene el desarrollo del comercio y de la Sociedad de la Información es generar confianza de los consumidores y los usuarios de que el entorno electrónico proporciona la seguridad suficiente para hacer transacciones en línea.

Colombia tiene una ley de comercio electrónico y firma digital desde el año 1999, que a pesar de ser pionera en Latinoamérica, no ha sido instrumento suficiente para generar seguridad para que la gente, masivamente, utilice internet para realizar transacciones electrónicas y operaciones con firma digital.

Decepciona ver la falta de creatividad de la administración pública para propiciar confianza y uso del internet con propósitos transaccionales entre el Estado y el ciudadano; la pasividad de los operadores de telecomunicaciones para motivar el uso de las tecnologías para obtener más ingresos de sus clientes y la desconfianza de las personas, especialmente las de ingresos altos, que teniendo una línea telefónica o acceso a internet, ni siquiera pagan una factura de las que reciben todos los meses en sus hogares u oficinas utilizando las nuevas tecnologías. No puede decirse nada distinto de los empresarios, especialmente los de las Pymes, que tienen aversión a hacer cualquier trámite o llenar cualquier formulario en línea.

Además de enseñar escritura, inglés y el uso del computador a los niños e inculcar ética a los empresarios, las escuelas, incluidas las de negocios, deberían tener una materia que ayude a cimentar los valores de confianza y seguridad en la WEB. En la medida que nos animemos a utilizar la red, las posibilidades que se abren para todos son inmensas.

Tal vez uno de los campos más promisorios que tendrán en el corto plazo, tanto individuos como empresarios, es la adquisición y venta de servicios de información a través de las redes de telecomunicaciones. Sin embargo, sin niveles buenos de seguridad en la infraestructura y en especial sin confianza humana en la red que todo lo comunica, acerca y multiplica, tardaremos mucho más en ser competitivos.

Por eso, algunos países antes que tener legislación sobre comercio electrónico, privacidad y protección jurídica de datos, han avanzado paralela y masivamente en motivar a la gente a que en sus actos cotidianos, transacciones comerciales y en sus desarrollos personales y profesionales usen preferentemente la internet y vayan a la WEB.

Es que hay niños en países que aprenden la firma electrónica antes que a escribir. Todo es cuestión de confianza.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Germán González

Un plan para la gente

Efectos de las interceptaciones

Un fallo desestabilizador

CNTV: ¿pirotecnia o reforma?

www.bogota.gov.co