Cultura ciudadana, necesidad, política social

Noticias destacadas de Opinión

El primero de los dichosos tres días sin IVA dio para todo. Ríos de gente en centros comerciales y almacenes. Duras críticas al Gobierno. La respuesta del presidente a esas críticas, oblicua y pandita, pidiendo que no le hagan “debates anacrónicos”. Y una masiva, generalizada reprobación a la chusma: a las “hordas”. Esa es la expresión horrorizada de Duque, quien calla cuando le hablan de cosas realmente terribles, pero muere de angustia al ver esa masa desconsiderada de gente aprovechando el recreo que él mismo les concedió. Por una vez en la vida, empero, Duque no está sólo: desde todos los lugares del espectro político e intelectual llovieron las censuras a la falta de cultura ciudadana de los colombianos y a su comportamiento desordenado y rapaz. Una y otra vez los noticieros nos regalaron las imágenes de supuestos idiotas que arriesgaban sus vidas por un televisor de 70 pulgadas, que se convirtió en una suerte de símbolo de lo que está mal en Colombia.

Para entender los problemas de esta forma de mirar las cosas, vale la pena comenzar por el puro principio. Claro que hay que cuidarse y protegerse, y que los mandatarios locales hacen bien en enfatizar esto. Salir a las calles a rumbear y a “pendejear” —como dice el alcalde de Cartagena— está mal. Pero: ¿sabemos si los colombianos se han portado de manera más indisciplinada que el resto del mundo en esta crisis? La respuesta simple es: no. La poca evidencia que tenemos sugiere que su conducta de hecho ha sido bastante mejor que la de ciudadanos de otros países, incluyendo algunos (notablemente Estados Unidos) cuyo ingreso per cápita es cerca de diez veces mayor que el nuestro. Así que es mejor no hacerse cruces.

 

Comparte en redes: