Por: Ana Milena Muñoz de Gaviria

Cultura: instrumento de paz

NO TODO LO QUE PASA EN EUROPA son huelgas y manifestaciones; hay mucho más que eso y es bueno observar esas otras que pasan.

En este sentido el intercambio de experiencias y de ideas son fundamentales en la vida pública para el desarrollo de políticas y, especialmente, para aquellas relacionadas con el entretenimiento y el bienestar. Y es la cultura la que congrega a la gente y es alrededor de ella que los gobiernos locales desarrollan una serie de programas para todos. Y es así como la cultura se toma la ciudad en los espacios públicos.

Si bien en Colombia se tienen numerosos programas en distintas ciudades del país, no existe una política que de manera permanente promueva, junto con la empresa privada, programas de entretenimiento y cultura al aire libre o en recintos abiertos al público que de acuerdo con el clima de cada lugar se podrían llevar a cabo.

Es claro que existen eventos que congregan a diversos públicos, como Rock al Parque en Bogotá o el Festival de Música de Cartagena, que son novedosos y se deben fortalecer, pero igualmente se podría hacer más y tener una programación permanente en todo el país. Es así como la música clásica, por ejemplo, podría llegar bien con programas de Gobierno. Específicamente, la Alcaldía de Bogotá podría programar la Filarmónica a conciertos los domingos en distintos parques de la ciudad, o igualmente la empresa privada podría financiar conciertos con Batuta. O igualmente las bandas de los pueblos o de los colegios podrían programarse los domingos como sucedía en el pasado.

Con el teatro podría desarrollarse algo similar, el Festival de Teatro lo hace por los 15 días que dura el evento y tiene programas en las calles. Podría entonces existir políticas de apoyo a grupos y presentaciones organizadas en distintos barrios y ciudades del país. El cine, igualmente, en los parques en las tardes y en las noches sería muy bueno para ciudades con climas más calientes.

En cuanto al arte, las exposiciones en los museos son importantes, sin embargo se podrían desarrollar exposiciones con copias de los cuadros en la calle. Medellín hace una festival de arte, pero es importante incluir programas de concursos de pinturas para niños que promuevan mayor participación. Las lecturas para jóvenes y niños son fundamentales, aparecen horas de lecturas en carteles para los museos y los parques, lo que es importante para promover el conocimiento, pero además la lectura en los niños. Programas así, que se desarrollan en Europa, podrían implementarse acá, especialmente, en la época de vacaciones, en la que los jóvenes y los niños puedan ir al parque, a un centro comercial o a un centro comunal.

La cultura y el entretenimiento son instrumentos de esparcimiento, de relajación y es claro que debería existir una política desde el Gobierno Nacional que promueva, junto con los gobiernos locales y el sector privado, las distintas formas de cultura como instrumento de paz.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Ana Milena Muñoz de Gaviria

Última columna

La polarización política en la región

Lucha contra una cultura de corrupción