Cultura visual del uribismo

Noticias destacadas de Opinión

En estos días de minga, un terrateniente de la industria ganadera compartió en sus redes sociales la fotografía de un grupo de indígenas a bordo de lo que parece ser un camión o una chiva. El filtro explicativo que sugirió fue el siguiente: “Observen bien las botas y uniformes de los «indígenas» que van camino a Bogotá”.

Si el grupo de indígenas tiene botas y uniformes, entonces se trata de guerrilleros. Esa es la premisa. Cualquiera que haya lidiado con guerrillas y tenga malos recuerdos podría sugerir, quizás, algo parecido frente a las prendas de ropa. Pero que los retratados en la foto sean o no indígenas está en comillas en el mensaje original. Es decir que se hacen pasar por indígenas y en realidad son guerrilleros.

Más que la referencia a las botas y uniformes, lo que ilumina la forma de mirar de José Félix Lafaurie es la negación de los indígenas (el gesto violento de las comillas) y la desmesurada importancia visual que les da. Ante sus ojos los indígenas son invisibles y sin embargo no puede dejar de verlos. Son invisibles e hipervisibles. Que este representante de una buena porción del uribismo vea guerrilleros por todas partes es bastante convencional; en lo que no se insiste lo suficiente es en su incapacidad de ver más allá del racismo.

En vez de indignarnos (que también) y denunciarlo por estigmatizador (tampoco es el único), vamos a tomárnoslo por unos segundos en serio. Digamos que eso es exactamente lo que vio. Más allá de la mala leche del representante de los ganaderos, el mensaje y su forma de relacionarse con la imagen ofrecen una oportunidad: la posibilidad de ver el mundo con los ojos de un uribista pura sangre del ala más reaccionaria.

Lo que José Félix Lafaurie nos ofrece es una ventana a la cultura visual del uribismo de algunas élites rurales. Y lo racista que es.

Comparte en redes: