Por: Luis Fernando Montoya

A cumplir con la ley

"Nunca seré un obstáculo para mí mismo". Agripino.

El señor presidente de la República, Juan Manuel Santos, sancionó la Ley 1445 de 2011 con el objetivo de darle al deporte profesional del fútbol herramientas legales para que se organicen y los que están involucrados tengan un comportamiento ejemplar en los escenarios deportivos.

Varios son los aspectos que beneficiarán al fútbol:

1. Pago de obligaciones: para los trabajadores del fútbol (jugadores, técnicos) es muy tranquilizador y reconfortante saber que a partir de la fecha tendrán el respaldo legal para que les respondan en los clubes por sus obligaciones laborales, por su seguridad social, entre otros. Seguramente trabajarán más motivados y sus familiares volverán a mirar con buenos ojos a los equipos en los cuales trabajan sus padres y esposos.

2. Organizarse: por fin los clubes profesionales deben convertirse en corporaciones, sociedades anónimas, entre otras. Esto conlleva a evitar que el poder económico esté centralizado en una persona y se controlen los abusos cometidos durante mucho tiempo.

3. Control a los violentos: es uno de los aspectos más anhelados por los colombianos para que las familias vuelvan a los estadios, para que retomemos la alegría que genera ir a fútbol, volver a encontrarnos con los amigos y ojalá ganemos para nuestro lado a aquellas personas que estaban generando actos violentos en los escenarios deportivos.

4. Transparencia: la nueva ley posibilita conocer verdaderamente la procedencia del dinero que aparece en los clubes e identificar claramente  a sus dueños; eso posibilita que la imagen de nuestro fútbol empiece a cambiar para bien.

Estoy convencido de que con la buena gestión que viene haciendo, el director del Coldeportes Jairo Clopatosky, estará muy atento en el control y en la aplicación de la nueva ley para beneficio del fútbol profesional colombiano.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Luis Fernando Montoya

River alzó la Copa

Final a la distancia

Hay futuro

Nacional, a enderezar el camino

Final inédita