Por: Cartas de los lectores

De Antonio Sanguino

Con asombro he leído la nota publicada el día 28 de octubre por los periodistas Hugo García y Carlos J. Murcia, en la sección ‘Periscopio político’ de la edición impresa de El Espectador.

En ésta se narran de manera totalmente tergiversada los hechos ocurridos en un desafortunado episodio que tuve en días pasados, en plena vía pública, con el exgerente de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá Jorge Enrique Pizano. En esa ocasión, fue el mismo señor Pizano quien sorpresivamente y sin razón alguna me increpó agresivamente por las denuncias que yo había realizado sobre el polémico contrato de construcción del Interceptor Tunjuelo-Canoas, adjudicado a un consorcio integrado por la Empresa brasilera Odebrecht, por un valor de $230 mil millones. Denuncié en su momento que el propio Pizano, luego de adjudicar y firmar el contrato, renunció a la Empresa de Acueducto y se vinculó laboralmente al consorcio que ejecuta el tramo 2 de la Ruta del Sol, del que curiosamente hace parte también la firma Odebrecht. Como lo dije en su momento, estos hechos constituyen una verdadera puerta giratoria.

De esta desafortunada situación hay por lo menos cinco testigos, uno de ellos es el agente de la Policía de Bogotá Miguel López Reyes, quien me acompañaba en ese momento y ante la agresividad del señor Pizano intervino para evitar que éste me agrediera físicamente. Tanto el agente como los demás testigos están dispuestos a corroborar la verdad de lo acontecido.

Lo más preocupante de la noticia es que afirma que el señor Pizano tuvo que proteger a su hija, y me comparan de manera malintencionada con otros concejales que se encuentran immersos en procesos penales por agresiones físicas contra terceros. Debo aclarar que en el momento de la ocurrencia de los hechos, el señor Pizano se encontraba solo y fue él quien inició este acto de agresión; y por ningún motivo y bajo ninguna circunstancia mis convicciones me llevarían a agredir a persona alguna y en particular a ningún menor de edad.

Este no es el primer hecho de este tipo protagonizado por el señor Pizano. También se atrevió a increpar por las denuncias que yo había realizado en su contra a ‘Lucho’ Garzón en el aeropuerto El Dorado en diciembre pasado, situación de la que también fue víctima en días pasados el periodista Húber Ariza en el almacén Zara del centro comercial Unicentro.

Antonio Sanguino. Concejal de Bogotá.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Cartas de los lectores