Por: Cartas de los lectores

De Argos sobre un editorial

Leímos con mucho interés su editorial del pasado 22 de diciembre sobre “La importancia de la libre competencia”, principio que compartimos y acatamos plenamente, no sólo en Colombia, sino en todos los países donde tenemos presencia.

Coincidimos igualmente con el editorial en que el país debe contar con instituciones fuertes y con los suficientes instrumentos para que vigilen y se eviten los abusos de poder que vulneren el derecho de todos los colombianos a competir en igualdad de condiciones; que los mercados operen sin alteraciones dañinas para la competencia, y que se sigan estimulando emprendimientos exitosos y se fomenten productos de alta calidad a precios competitivos.

Sin embargo, la credibilidad de instituciones como la Superintendencia de Industria y Comercio depende de la existencia de plenas garantías para los investigados, las cuales hoy no se ofrecen puesto que, entre otros motivos, no existe una segunda instancia, el Consejo Asesor de Competencia sólo escucha la versión de una de las partes, y los contenidos de las decisiones se conocen por medio de rueda de prensa antes de ser notificadas, lo que opaca la labor técnica y equilibrada que la entidad debe cumplir en la promoción y vigilancia de la libre competencia.

Es por ello que, considerando su interés en el tema, creemos que hay elementos que es importante conozca. En el caso concreto de Argos, la conducta de paralelismo consciente de precios por la que se nos pretende sancionar nunca se presentó. No hay una sola prueba directa, ni una circunstancia que no se haya explicado, en una investigación iniciada en 2013, de cuenta de esa supuesta conducta. Por lo mismo no hay delator. Lo que sí hay es un ambiente de armonía y pleno respaldo entre Argos y sus clientes, quienes serían los primeros afectados en caso de haber una práctica anticompetitiva, que nunca se presentó.

Sobre la mención que el editorial hace de la decisión unánime del Consejo Asesor de Competencia, es importante conozca que Argos solicitó ser escuchado por dicho Consejo y su petición ni siquiera mereció respuesta por parte de la Superintendencia. Esa es sólo una muestra del desequilibrio al que Argos se ha expuesto en la investigación y que viene denunciando de tiempo atrás. Merece también conocer que a dicha reunión del Consejo Asesor, donde hubo miembros del mismo que se declararon impedidos, sí asistió el superintendente delegado que adelantó la investigación y quien, sin siquiera concluir la actuación administrativa en la Superintendencia, ya ha fijado posiciones públicas al respecto y que usted puede consultar en Twitter.

En ese interés constructivo de “La importancia de la libre competencia” todos debemos buscar que la solidez de las instituciones esté amparada en garantías mínimas de debido proceso para los investigados como, por ejemplo, el de ser escuchado por un órgano como el Consejo Asesor de Competencia y tener derecho a no ser prejuzgado. Sólo así se evitarán excesos que, al cabo de un tiempo, terminan siendo reconocidos por los jueces u otras instituciones de la República, con el efecto negativo que dichas actuaciones tienen en términos económicos y reputacionales para las empresas que le jugamos limpio al país, y en la credibilidad de las mismas instituciones de competencia que, como la Superintendencia de Industria y Comercio, debemos proteger. Es el equilibrio el que la legitima.

Esperamos que el recurso de reposición que presentamos, como ejercicio de nuestros derechos, sea estudiado con objetividad e independencia por el Superintendente de Industria y Comercio y que la decisión que en este caso se produzca sea en derecho, sin ningún tipo de protagonismo personal como bien lo menciona el editorial, y con plenas garantías para los investigados.

Está en manos de la institucionalidad que se nos permita ser oídos y que las personas que ya han emitido una opinión en este caso obren con ponderación y eviten un prejuzgamiento, tan dañino como innecesario. Los elementos están en manos de la Superintendencia. Medios como El Espectador pueden ayudar a que ello sea así.

Finalmente, nos permitimos compartirle la información de Argos sobre el tema para que se forme una opinión completa de este caso.

Juan Esteban Calle Restrepo. Presidente de Argos

Envíe sus cartas a [email protected].

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Cartas de los lectores

Dos cartas de los lectores

Carta de un navegante por la educación

¿Y dónde están ellos?

Personaje tóxico