Por: Mauricio Botero Caicedo

De comunicados y de regaños…

LEJOS DE CANSARSE ATURDIENDO semanalmente a los pobres venezolanos con sus interminables diatribas en ‘Aló Presidente’, Chávez pretende hoy es aturdir a todos los ciudadanos del continente con unos avisos de página entera, avisos que publicó el pasado domingo en los principales periódicos latinoamericanos, entre ellos El Tiempo.

El aviso de marras contiene el texto de un mensaje que Chávez les envió a los presidentes que pertenecen a la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) en el que acusa a los Estados Unidos de intenciones “imperialistas”, y a Colombia de servir a esos intereses. Según la investigadora Socorro Ramírez, “para Chávez es capital minar la credibilidad del gobierno colombiano”.

Con innumerables errores de puntuación y ortografía, pero ante todo increíblemente mal escrito, el de Chávez es un comunicado poco inteligible, extravagante, rococó, churrigueresco, recargado, pomposo y chabacano. La barroca y ornamentada floridez de la redacción induce en el lector un estado que oscila entre la estulticia y la risa. El chafarote venezolano ofende a nuestra patria, a nuestro gobierno legítimamente constituido y a nuestra libertad de acción. El comunicado es, adicionalmente, un abuso inaceptable a la memoria de Bolívar, ya que el demente venezolano deja entrever nuevamente que Bolívar, en vez de ser bolivariano, era en realidad chavista. “El modo en que Chávez utiliza a Bolívar es totalmente ajeno a la historicidad del personaje”, afirma el historiador mexicano Enrique Krauze.

El columnista Andrés Hoyos, en este diario (agosto 19/09), califica el comunicado como “cursi e indignante”. “Usurpando el nombre de ‘los humildes’ del continente, el bufón con chequera que manda en el vecino país se gastaba así un poco de millones, que no son suyos, y logra ofendernos a los colombianos”, agrega Hoyos.

Da cierta tristeza que algunos medios en América Latina, por un puñado de dólares, se presten a publicar la bazofia propagandística de un charlatán cuyo objetivo en estos comunicados es injuriarnos.

Son pocos los que ponen en duda que Chávez y sus áulicos lo que le están tratando de imponer a Colombia es un ‘bloqueo’ comercial y económico. Las reiteradas manifestaciones del déspota en el sentido que no va a seguir comprando productos colombianos, añadido al reciente rompimiento unilateral del convenio de suministro de combustibles en la frontera, confirma sus malévolas intenciones. El ‘bloqueo’ va a tener algún impacto a corto plazo, pero habiendo convertido Chávez a Venezuela en una potencia económica de cuarto nivel, a mediano y largo plazo las repercusiones en nuestro comercio internacional van a ser insignificantes.

~~~

Lo que cada día es más evidente es que exportar y competir en medio de una deplorable infraestructura es y va a seguir siendo una ardua tarea. Es por eso que fue oportuno el jalón de orejas público del presidente Uribe a su ministro de Transporte, Andrés Uriel Gallego. Pero mientras que el Presidente exige celeridad para resolver las obras que se vienen adelantando en materia de infraestructura, y se encuentra preocupado por la forma como se estructuran los pliegos de condiciones de las licitaciones, las autoridades son refractarias.

En el caso de los aeropuertos, los usuarios del sistema pagamos posiblemente las sobretasas e impuestos más altos del mundo. Un pasaje de $100.000 le termina costando al pasajero cerca de $190.000 en todo tipo de gravámenes, impuestos y sobretasas. Hoy en día el 60% de los vuelos presenta retraso y muy posiblemente este guarismo va a aumentar al 70%. Más que soluciones, lo que las autoridades nos ofrecen es paciencia. Diera la impresión que la crisis de la infraestructura aérea y vial requiere más, señor Presidente, mucho más que un simple regaño.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Mauricio Botero Caicedo

Soltando una ráfaga devastadora de golpes

La posverdad, más conocida como el engaño

Contra okupas, desokupas

Un par de acróbatas profesionales