Por: Cartas de los lectores

De la Concesión Autopista Bogotá-Girardot

Con respecto al reportaje publicado el 16 de octubre en El Espectador, titulado: “La herencia ambiental de los Nule”, el consorcio Autopista Bogotá-Girardot se permite realizar las siguientes precisiones:

1. Las actuaciones del concesionario siempre han estado enmarcadas dentro del respeto por la población afectada, como también por las normas legales vigentes incluyendo la licencia y el plan de manejo ambiental. De ninguna manera la pérdida del nacedero corresponde al efecto producido por una actividad inconsulta de parte nuestra o a un impacto ambiental no previsto. Corresponde al resultado de los estudios que antecedían la construcción del túnel Sumapaz y a un efecto previsto en el estudio de impacto ambiental para el cual hemos tomado las medidas de contingencia previstas dentro del marco de las obligaciones legales.

2. La construcción del citado túnel se realizó siguiendo los lineamientos tanto ambientales como técnicos propuestos en el estudio de impacto ambiental y en las especificaciones técnicas del contrato de concesión.

3- El concesionario a la fecha ha realizado las actividades tendientes propuestas en el Plan de Manejo Ambiental para controlar y mitigar la pérdida de fuentes o cursos de agua en el alineamiento del túnel de Sumapaz.

4. El concesionario realiza todas las actividades tendientes a suministrar el vital líquido, de lo cual existen registros, que han sido presentados periódicamente al Ministerio.

5. Invitamos al periodista a conocer todas las actividades licenciadas por Cortolima realizadas en inmediaciones del río Sumapaz para la protección de la banca, comentarle que en esta zona en mención existe permiso minero, con licencia ambiental por parte de la CAR, para la explotación de materiales de arrastre y que nuestras acciones están encaminadas a la construcción del proyecto de la referencia y no a la generación de desastres ambientales.

6. Que estamos en proceso de modificación de licencia para mejorar el alineamiento de la vía, cuyo objeto primordial es la seguridad de la movilidad en el corredor y evitar la pérdida de vidas, que se puede ocasionar en las crecidas del río Sumapaz, como quedó en evidencia en el período pasado invernal.

Finalmente, queremos invitarlos a realizar un recorrido por la obra que tiene un avance del 75% y así verificar nuestro compromiso con los colombianos y, sobre todo, con el manejo ambiental en la zona, que ha estado liderado por un equipo que trabaja en pro de la convivencia ambiental.

Mario Dib. Gerente general

Concesión Autopista Bogotá-Girardot.

 

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de %2

Memoria

Los mendigos del mar

Asesinato de un periodista

Bolsonaro: tan lejos, tan cerca