Por: Cartas de los lectores

De la ministra de Educación sobre una columna

Leí la columna titulada 'Maleducados', publicada ayer en el diario El Espectador. Lamento no haber sido consultada antes de la publicación de dicha columna para poder expresar mi punto de vista.

Ahora bien, siempre he tenido la tranquilidad de no haber ejercido ningún tipo de influencia en la Universidad Autónoma, ni en ninguna otra institución a favor de familiares o conocidos. No es mi manera de ser ni de trabajar, ni es el tipo de conductas que me caracterizan.

Frente a los casos puntuales que se mencionan, puedo afirmar que solo tenía conocimiento de la charla que dictó mi hermana Shirley en la Universidad, a comienzos del año pasado, mucho antes de que se conocieran las denuncias relacionadas con las demoras en los pagos a los profesores de la Universidad.

Según lo leí en su columna, el contrato de José Rafael Tovar Berardinelli para una interventoría de obra, por tres meses, fue en el año 2014, es decir, cuando yo ni siquiera era ministra de Educación. También menciona usted a Cristina Cecilia Said Arana, que, en efecto es amiga de la familia. De ahí a insinuar o considerar algo más, hay un enorme trecho. No tuve nada que ver en la firma de estos contratos, ni de cualquier otro.

Dos precisiones más. Recibí al rector de la Universidad Autónoma en mi despacho, en enero del año pasado, también mucho antes de que se conocieran las primeras denuncias, como he recibido a varios rectores de universidades tanto públicas como privadas del país. En esa oportunidad, destaqué los esfuerzos de la Universidad por avanzar en materia de calidad. Fue la única reunión que sostuve con el señor Ramsés Vargas como ministra de Educación.

Por otra parte, es cierto que se otorgó una condecoración por los 50 años de la Universidad Autónoma del Caribe. La trayectoria de la institución ni sus condiciones académicas se han puesto en entredicho. Para no ir muy lejos, es una Universidad que tiene una trayectoria de 50 años, que tiene más de 48.000 egresados y que aporta el 10 % de los cupos de educación Superior del departamento. La Autónoma atiende actualmente a cerca de 10.000 estudiantes, el 79 % de ellos, de estratos 1, 2 y 3.

El único interés mío y el de mi equipo frente a la Universidad Autónoma ha sido y sigue siendo garantizar la continuidad y normalidad del servicio educativo para miles de jóvenes, y proteger a los estudiantes y a los profesores de las consecuencias de los malos manejos que hayan podido existir por parte de las personas que estaban a cargo de la institución.

Yaneth Giha. Ministra de Educación

755682

2018-05-14T12:32:53-05:00

column

2018-05-14T12:32:53-05:00

ficaco04_81

none

De la ministra de Educación sobre una columna

46

2775

2821

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Cartas de los lectores

Dos cartas de los lectores

Del respeto, escritos y caricaturas

Articulación universitaria con la paz