De la ‘Negra Candela’

Con mucha sorpresa leí  en el diario El Espectador una nota publicada en la sección Gente, titulada “Negra Candela deberá rectificarle hoy a Don Jediondo”, con relación a una denuncia penal que hace algunos meses formuló el señor Pedro González contra esta periodista.

No es cierto, que la Fiscalía me haya ordenado rectificar la información emitida en los respectivos programas. Durante la Audiencia de Conciliación se demostró que no existe ninguna investigación.

 En la Audiencia del 6 de julio de 2009, Don Jediondo y Graciela Torres acordamos, de manera libre, voluntaria y espontánea los términos a rectificar la información publicada, como quedó consignado en la acta de conciliación, cuyo contenido fue aceptado por las dos partes.

 Por eso es absolutamente falso e inexacto que la señora Fiscal 193 de la Sala de Atención al Usuario  de Kennedy, Dra. Lidia Jeannette Acero Pachón, me “ordenara”  rectificar, porque la naturaleza jurídica de la diligencia judicial  se milita a facilitar un acercamiento entre las partes y en caso de culminar con un acuerdo conciliatorio, impartirle aprobación, porque la ley en este tipo de audiencias no ha facultado a la Fiscalía para impartir órdenes  o tomar decisiones de fondo sobre la presunta responsabilidad del querellado o, en otros términos, para “ordenar” que el querellado “deba” realizar un comportamiento específico.

En la audiencia de conciliación y a lo largo en la etapa de indagación no existió debate probatorio que le hubiera permitido concluir a la Fiscalía que se demostró un hecho específico.

Por considerar que tal vez recibí información inexacta de mis fuentes, guiada por mis principios éticos me comprometí libre y voluntariamente a rectificar la publicación por segunda vez ya que la molestia de Don Jediondo se concentraba en la forma  y no en el fondo de la hecha el 28 de febrero. Él solicitó cambiar la frase “hablé por teléfono con Don Jediondo y me dijo”, por la de rectifico. Por eso acepté referirme por segunda vez al tema.

Cualquier aclaración o duda al respecto, la pueden esclarecer remitiéndose al acta de conciliación firmada por Don Jediondo y la Negra Candela.

Graciela Torres Sandoval.  Bogotá.

Envíe sus cartas a [email protected]

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Lectores opinan

La cofradía del santo reproche

No entiendo por qué no entienden

Al oído de los conjueces

De igualdades y discriminaciones

De Julio Londoño sobre una columna