Por: Manuel Drezner

De la ópera china

Una presentación del Festival de Teatro en Colsubsidio fue la compañía de ópera china de Pekín en un espectáculo llamado Destellos de la ópera china.

Se refiere a una de las formas más antiguas de arte escénico y la así llamada ópera china es un espectáculo que reúne argumentos tomados de la historia y la mitología, cantidad de acrobacias, de baile y música. No tiene relación con la ópera occidental y eso hace que muchas veces haya quien se llame a engaño en este tipo de espectáculo. Una representación de ópera china en sus sitios de origen usualmente dura varias horas, mientras se desarrolla el argumento, se hacen los bailes e increíbles acrobacias que la caracterizan y por eso cuando ese espectáculo es exportado, muy sabiamente presentan selecciones, ya que se necesita de mucha de la tradicional paciencia oriental para soportarlo, puesto que el desarrollo argumental es bastante lento, con diálogos interminables y una música que por no estar dentro de la experiencia habitual del espectador occidental a veces resulta repetitiva.

Lo que presentó la compañía Hebei Bangzi, que participó en el Festival, fueron igualmente selecciones, y a eso se refieren los destellos del nombre del espectáculo. Infortunadamente, esta compañía es algo limitada en el número de artistas, sólo son una docena, aparte de los músicos, y la selección que hicieron, al contrario de lo que pasaba en otras presentaciones de esta y otras compañías del género, no fue demasiado acertada, ya que en otras ocasiones hicieron énfasis en bailes y acrobacias, mientras que aquí se concentraron un tanto excesivamente, diría yo, en el argumento. El resultado es que estuvimos más de media hora oyendo un diálogo en chino entre una señora que pone condiciones al marido que quiere matarla y después un fragmento de las travesuras celestiales del rey mono, que son muy espectaculares cuando se presentan con un conjunto completo y resultan algo desnudas cuando sólo son doce los que participan. Afortunadamente todo duró sólo hora y media, pero sí sería de desear que si vuelven óperas chinas por aquí, vuelvan a la buena costumbre de mostrar la parte espectacular y dar menos énfasis a los diálogos.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Manuel Drezner

“Los gavilanes”, en el Colón

El Festival de Música Sacra

“El caballero de la rosa” en Bogotá

Recordando artistas colombianos olvidados

“Uva pasa bajo el sol” en el Colón