Por: Felipe Jánica

De la perdurabilidad y su énfasis estratégico

Desde la ideación de un nuevo negocio, desde el punto de vista del emprendedor hasta la planeación estratégica o mejor la renovación de la misma, hay siempre un punto vital que hay que encontrar. Se trata de qué tan perdurable podrá ser el negocio. Si bien hay que ocuparse por el hoy y el ahora, es importante que la sabiduría de ese hoy y ahora tenga en cuenta la consecuencia de una toma de decisiones. Por eso es importante que la visión de un negocio desde su inicio o la reformulación del mismo debe ser pensada estratégicamente para que perdure en el tiempo y sea fácilmente monitoreada por las generaciones futuras. Ese es el verdadero sentido de una estrategia sostenible.

Ser estratégicos no puede ser solo visto desde un punto de vista económico. Lo debe ser también lo social y en lo ambiental, es decir en el impacto que tenga con su ecosistema y esto último no solo es lo verde y el cambio climático. Para empezar por lo que muchos consideran indiscutible, es decir lo económico – yo lo comparto – debemos ponernos en los zapatos de nuestros compradores (Clientes o consumidores de nuestros productos o servicios). Para ello es necesario sentarse a pensar estratégicamente qué es lo que necesitan y cómo nuestros productos o servicios puede cubrir esa necesidad de manera estratégica. Acá es donde los especialistas del mercadeo inician su análisis. Pero ese análisis no es simplemente una campaña publicitaria, sino que su génesis es el comportamiento de los consumidores. Por eso bien se dice que la economía depende de las personas. Es ahí donde debe analizarse no solo la cantidad de personas en el mercado objetivo sino el comportamiento de las mismas. Acá es donde debe analizarse una segmentación del mercado en donde se tenga claro a la generación a la que se quiere impactar. No es lo mismo el comportamiento del consumo en un millenial que el del centenial.  Si hasta acá sabemos la diferencia de las dos generaciones vamos bien. Esto lo digo porque la magia detrás de una estrategia de mercados depende de un análisis económico profundo. Si ese análisis queda bien hecho seguramente los ingresos fluirán y tendremos buenos resultados. Recordemos que poner las ventas en el centro de la estrategia es una de las claves de los negocios exitosos.

Pero como no hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo resista, los negocios no pueden ser pensados para el presente próximo sino para que perdure. Ahí es donde le doy valía al siguiente pensamiento inédito “para el pasado misericordia…para el presente sabiduría… y para el futuro providencia”. Sí, algunos creen que el pasado no es importante, lo mismo para los que les gusta el regetón, no sé si así se escriba, por aquello de “lo que pasó… pasó”. Estoy convencido que cuanto más se ha fallado, más y mejores posibilidades tengo de no volverme a equivocar. Por eso el pasado en los negocios es importante, no solo por la historia que es la materia prima los modelos cuantitativos sino para hacer una renovación estratégica constante y para generar una cultura innovadora y emprendedora. Por eso es importante idear un negocio pensando en los futuros compradores o que por lo menos quede claro que cada tanto tiempo se debe estar trazando una nueva estrategia o refinando la actual. A eso es a lo que infiero se llama providencia en los negocios, porque para que el Todo Poderoso nos ayude, debemos ayudarnos nosotros.

Por último y no por ello menos importante, debemos tener claro que la estrategia de las compañías debe tener un pilar fundamental y es el impacto social y ambiental. Todo ello se soporta en qué tan bien concebida es la empresa o negocio. Si se trata de un negocio que es trascendental en lo bueno para la sociedad, seguramente no se estará pensando en un negocio que impacte negativamente el medio ambiente y no contribuya al desarrollo social de las comunidades a su alrededor. Cuanto más se piense en un negocio de estas características más y mejores resultados se obtendrán. Si usted está en esta línea en su negocio va por buen camino, pero recuerde que debe comunicarlo y saberlo comunicar, por eso la importancia de un reporte financiero integrado en el que no solo se informe el resultado económico, sino que también se informe el impacto social y ambiental.

En Twitter @JnicaV

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Felipe Jánica

Dime cómo me mides y te diré cómo me comporto

De las malas influencias y otros males

Si es tan obvio por qué no avanzamos

El costo oculto de la ética