Por: Cartas de los lectores

De la tragedia de Guatapé a las oportunidades de un turismo más seguro

En Guatapé sucedió lo que ya todos conocemos, un incidente sin precedentes en la historia de Antioquia que deja hasta ahora cerca de una decena de muertos y otros más heridos. Y la reacción de la gente ha sido la que también todos esperamos cuando suceden tragedias como esta: acusaciones, búsqueda de culpables, insultos y demás. Y vendrán también los anuncios que siempre llegan en estos casos: medidas, investigaciones y al final, nada.

Creemos que no es tiempo de acusar deliberadamente pero tampoco de callar. Es hora de empezar reconociendo que Medellín y sus municipios cercanos se convirtieron en una Meca del turismo en Latinoamérica, que es una ciudad visitada por cientos de miles de extranjeros cada año y que, por lo tanto, se debe preparar urgentemente para este fenómeno que está viviendo.

Es claro y evidente que la infraestructura para las actividades turísticas en un municipio como Guatapé son hoy absolutamente artesanales y rudimentarias, y para nadie es un secreto que sacar hoy una licencia como operador turístico en Antioquia y la mayoría de departamentos de Colombia es un trámite que se hace en cuestión de horas y sin la más mínima exigencia por parte de los organismos de control.

Es hora entonces de reconocernos como una potencia turística, de crear servicios más semejantes a los de las principales ciudades europeas y norteamericanas que a los que hemos tenido hasta ahora. Es hora de tirar todos para el mismo lado, de entender los beneficios que le trae el turismo internacional a nuestra economía y entender que, para que esto siga siendo así, nos tenemos que comportar a la altura, comprometiéndonos con la seguridad y el buen servicio para nuestros visitantes.

Hay que entender que los países del primer mundo no ven el turismo como una entrada más de dinero y ya, sino como un sector económico de gran importancia para cada uno de ellos, y que es por esto que le brindan especial cuidado y apoyo a todo lo relacionado con esta actividad económica.

Para nadie son secreto las exigencias y requisitos que, por ejemplo, tiene que cumplir un parque de diversiones en Orlando para abrir una nueva atracción, o una empresa de buceo en Australia para recibir la autorización de poder operar con turistas. De igual forma debería ser para todas las actividades de este tipo en Colombia.

Por ahora creemos que es mejor mirar y analizar los errores cometidos para aprender y mejorar que llenarnos de odio acusando sin ni siquiera conocer los resultados de las investigaciones.

Carlos Escobar. Gerente, Medellín Ride Experience. 

Envíe sus cartas a lector@elespectador.com.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Cartas de los lectores

Se eligen gerentes de contratos

La “economía” del estudio en Colombia

Carta abierta