Por: Cartas de los lectores

De la Universidad Nacional

La Universidad Nacional de Colombia, insignia de la educación superior en el país, ha sido desde hace unos meses blanco de desprestigio por parte de algunos medios de comunicación que han utilizado su problema de infraestructura para generar entre la sociedad la idea errónea de que está en total decadencia, desconociendo los avances y aportes académicos e investigativos a la sociedad, que mantiene incólumes.

En ese sentido de información desacertada, el 22 de noviembre nos encontramos en el sitio web de El Espectador con una agresiva imagen que utiliza a la institución para acompañar un artículo que nada tiene que ver con ésta. Sin duda, en la universidad existe el consumo —como en todas las demás—, pero ligar directa y exclusivamente a la universidad a través de un artículo que pretende ser general, se convierte en una afrenta contra la institución.

En razón a que dicha imagen lesiona profundamente la imagen de la principal institución de educación superior y pública del país, le solicitamos respetuosamente sacar inmediatamente esta foto de la página en mención, cuyo titular es: “Guía para tratar el consumo de drogas”.

Jaime Franky Rodríguez. Director de la Unidad de Medios de Comunicación, Universidad Nacional de Colombia.

A ritmo de tango

A ritmo de tango y con un bandoneón de esperanza, la Fundación Lúdica Teatral como Medio Terapéutico lanza al mercado el álbum Tangos con Alma. El actor, director, intérprete, dramaturgo, guionista, locutor comercial y hombre de escena Julio César Luna preside esta fundación, con 12 años de ininterrumpida labor. Con su singular voz da vida a: Nostalgia, Cuesta abajo, Milonga sentimental, Barrio pobre, —entre otros—, en el disco compacto que sin duda será un éxito musical en ventas. Son 50 niños con discapacidad motriz y cerebral los beneficiados con el recaudo de la venta de este trabajo, ya que esta institución no recibe ninguna ayuda estatal ni privada. Se financia con bingos, donaciones de artistas, subastas pictóricas y diferentes eventos culturales. Los Ángeles de Luna, como se autobautizaron estos pequeños, tienen en Julio no sólo un ángel sino un padre y un amigo.

Helena Manrique. Bogotá.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Cartas de los lectores

Un exprimidor para la economía naranja

Que se cumplan los términos judiciales

Dos cartas de los lectores

Dos cartas de los lectores

El posconflicto