Por: Mario Fernando Prado

De las Farc y los talibanes

NO PUEDE PASAR DESAPERCIBIDA la afirmación del subsecretario adjunto para la lucha antinarcóticos de EUA —y exembajador en Colombia—, William Brownfield, en torno a que "las Farc y los talibanes son las dos mayores organizaciones narcotraficantes del mundo".

Lo anterior contrasta con el reconocimiento al conflicto armado en nuestro país, que ha levantado una justa polvareda y que nos hace pensar que podrían de nuevo tenderse puentes con la organización narcoguerrillera en busca de soluciones pacíficas.

Empero, la realidad muestra resultados distintos a las calmas chichas anteriores, que siempre han desembocado en escupitajos a las manos tendidas por el Gobierno.

“Las Farc son uno de los más importantes traficantes de cocaína en el mundo, si no los mas”, aseguró Brownfield, reconociendo un nuevo campeonato mundial para nuestro país en disputa con los talibanes, quienes con la guerrilla colombiana mueven cerca del 1,5% del producto interno bruto de todo el planeta.

Este posicionamiento de la subversión nos debe llevar a concluir que estamos ante un monstruo económico que puede comprar desde conciencias y elecciones hasta el armamento que quiera y reclutar todavía a cientos de campesinos ingenuos a cambio de unos pocos pesos. De ahí que bajar la guardia y/o hacer guiños y coqueteos no es lo más lógico ni aconsejable: la guerrilla, luego de tantas derrotas y arrinconamientos, anda detrás de un nuevo aire que le permita reagruparse para seguir en su negocio, porque de ahí a que quieran la paz e iniciar el diálogo , estamos muy pero muy lejos.

Y para no ir más lejos se advierten por estos días cruentos ataques criminales por parte de estos grupos armados, sin que la respuesta del Gobierno sea la más afortunada. Sin embargo, también se observa que pese a ello, en algunos —menos mal pocos— pasillos de la Casa de Nariño se anda en plan de proponer abrir espacios de diálogo. Si es así, que se adelanten, pero sin bajar la guardia porque allí es por donde más duro nos dan. ¿Conflicto armado en respuesta a la más grande multinacional de la producción, distribución y venta de coca?

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Mario Fernando Prado

Tercera terna para Buenaventura

Se la montaron a Ubeimar

La militarización de Buenaventura

Peleas de compadres

¿Más de lo mismo?